Hace un tiempo les mostramos una tecnología muy innovadora de Honda, la cual permite que una moto mantenga el equilibrio por sí sola, utilizando como primer prototipo la NC 750. Luego llegó la versión definitiva con la Honda Riding Assist-e y todos quedamos con la boca abierta.

A pesar de estar exhibiéndose públicamente, sin embargo, la marca continúa sin dar muchos detalles y sólo podemos recoger el concepto básico de que la moto se balancea automáticamente a bajas velocidades, evitando pérdidas de equilibrio y/o posibles caídas del piloto.

En el último Salón de Tokio, la Riding Assist-e nuevamente es la estrella, pero también hay espacio para otras motos.

Un ejemplo es el Scooter PCX, una máquina que sigue la tendencia de desarrollo de vehículos híbridos y eléctricos, en este caso inspirada en un modelo de motor convencional, la PCX de 150 cc.

En el caso del Scooter PCX Electric, esta posee un pack de baterías que se alojan bajo el asiento, donde usualmente se guardan los cascos. Son fácilmente removibles gracias a las manillas que incorporan en su diseño.

La PCX Hybrid, en tanto, cuenta con un sistema especialmente desarrollado para este Scooter. No es una adaptación de alguno proveniente de un automóvil, básicamente por el reducido espacio que dispone una moto para tales efectos.

Ambos modelos tienen su fecha de ingreso al mercado para el 2018, pero por ahora sólo para el continente asiático.

La moda vintage es otra tendencia que se ha tomado el mundo de las motos y Honda no está ajena al virus.

En este escenario aparece la Neo Sport Café Concept, una moto con la cual Honda pretendería meterse a un segmento que hoy dominan las marcas europeas, las cuales se han cansado de sorprender con maravillosas reinterpretaciones de modelos clásicos.

Yendo al lado más emblemático de Honda, nos encontramos con un par de motos que son dignas de destacar. Nos referimos a la Cross Cub 110 y la Monkey 125.

La Serie Cub 110 es una motocicleta de larga trayectoria en Honda y que se ha transformado en una multirpopósito, gracias a una serie de componentes que ahora hacen posible la aventura off-road. Si bien fue concebida, originalmente, como una moto urbana, sus nuevas prestaciones llevan a Cross Club 110, su nuevo apelativo.

Finalmente, la Monkey 125, una minimoto que ha sido tan famosa como la Honda ST-70 (Dax), se ha modernizado al incorporar algunos componentes muy en boga en los tiempos que corren. Por ejemplo, luces LED y tablero de instrumentos digital. En el resto mantiene su esencia.

Vean más motos Honda exhibidas en Tokio aquí.

¿Qué les pareció el abanico de motos de Honda? Déjanos tus comentarios