Después de 24 años creando sublimes motos mecánicas, Confederate dará un giro de 180 grados a su existencia. Primero, cambiará su nombre a Curtiss Motor Company para evitarse dramas políticos (Confederate es una palabra que suele asociarse con los sectores más racistas del sur de Estados Unidos) y, luego, se dedicará exclusivamente a construir motocicletas eléctricas.

Sabemos que para muchos esto -lo de ir de mecánico a eléctrico- es una estaca en el corazón. Sin embargo, a modo de réquiem, la marca ha querido despedirse con una última creación para sus fanáticos más acérrimos: la Confederate FA-13 Combat Bomber.

Maestra, ¿no?

Como es costumbre, gran parte de la motocicleta se ha hecho completamente a mano, con elementos que destacan a la legua, tales como sus asientos de cuero, sus tubos de escape rojo y sus capas de pintura negro mate.

Realmente, dan ganas de sumergir la mirada en ella por varios minutos antes de montarla.

En Confederate no han entregado mayores detalles técnicos de la motocicleta. Sólo claman que es la más poderosa salida desde sus talleres y que su motor v-twin con 150 hp.

Su nivel de artesanía es tan complejo que la marca solo decidió crear 13 ejemplares de la FA-13 Combat Bomber. Justamente aquella escasez es la que explica su precio final de venta: USD 155.000.

 

¿Estás dispuesto a pagar ese dinero? ¿Qué crees de todo el cambio detrás de Confederate? Deja tu comentario.