Husqvarna lleva 111 años fabricando motocicletas. La compañía sueca es un clásico que alcanzó la curva más alta entre los años 60 y 70, cuando el actor británico Steve McQueen quemaba el asfalto sobre ellas.

Hoy, nostálgicos de aquel éxito, Husqvarna presentó dos motocicletas en etapa de concepto que buscan revivir aquellas viejas glorias: la 401 Vitpilen (flecha blanca en sueco) y la 401 Svartpilen (flecha negra).

Ambas fueron exhibidas en el Salón Eicma de Milán causando resuellos de excitación. Su diseño minimalista y su vínculo directo con el modelo Silverpilen 1953, uno de sus grandes éxitos. Poseen motores de 400 cc., capaces de generar 43 caballos de fuerza y pesan apenas 136 kilogramos. Sin embargo, cada una tiene sus propias funciones.

La Husqvarna 401 Vitpilen, en la foto de arriba, entrega un carácter más road racer, para la autopista. Es simple y sin mayores fuegos de artificios.

La Husqvarna 401 Svartpilen (foto abajo), en tanto, es para almas off-road. Tiene un diseño más agresivo, pero que mantiene la idea del minimalismo, lo justo y lo necesario.

401 Svartpilen

Husqvarna, en definitiva, quiere que volvamos a los viejos tiempos en que una motocicleta era un motor, un asiento y dos ruedas. No necesitabas nada más para ser cool.