Las transformaciones de motocicletas son un proceso fascinante. Sobre todo cuando las modificaciones están hechas por expertos que logran resultados superiores a lo que un fabricante de motocicletas es capaz de hacer con toda su parafernalia.

Un ejemplo de lo anterior es la Yamaha SCR950 Yard Built.

Imaginada y diseñada por Jeff Palhegyi Design, esta máquina es simplemente una scrambler fuera de serie.

Tan maestra que dan ganas de gritarles en la cara a los muchachotes de Yamaha para que aprendan como se diseña una moto de este estilo.

Uno de sus detalles más innovadores es la reformulación del tubo de escape, algo que caracteriza y define a una scrambler.

Precisamente ahí es donde los muchachos de California dieron un toque distintivo y original, modificando la doble salida para que los tubos se extendieran por ambos costados de la moto.

Los cambios experimentados por la Yamaha SCR950, moto base para este ejercicio en diseño, son tantos y tan profundos que la hacen irreconocible. Más bien parece un nuevo producto de la marca que representa de mejor manera el verdadero espíritu scrambler.

Simplemente el alumno superó al maestro.

Claro que Jeff Palhegyi es un alumno que corre con ventaja. El tipo cuenta con 29 años de experiencia, muchos de estos trabajando para Yamaha en el desarrollo de ATVs y la línea Royal Star, en la década de los 90. Al mismo tiempo participó en una serie de proyectos en paralelo que le permitieron conocer gran parte de los secretos que la marca guarda celosamente en sus cuarteles.

A la derecha en azul la clásica Yamaha Big Bear de 1968.

Cabe mencionar que para la transformación, Palhgeyi se inspiró en la clásica Yamaha YDS-3C Big Bear, una moto de 1968 y de los primeros intentos de los nipones por desarrollar una scrambler, un estilo en boga por aquellos años.

Al ver la Yamaha SCR950 Yard Built se encuentran una serie de guiños a la Big Bear, como la forma del logotipo de la marca, los insertos de goma en el estanque de combustible para apoyar las rodillas, la pintura bitono y la forma de su asiento, entre otros detalles.

Sin embargo, en estas reinterpretaciones siempre hay una amalgama entre lo clásico y lo moderno. Es por eso que la SCR950 Yard Built también conserva gran parte de la mecánica actual de la Yamaha original y agrega algunos cambios como el filtro K&N old fashion.

Para cumplir con las exigencias off-road que una scrambler encarna en su naturaleza, la SCR950 Yard Built adopta un manubrio Renthal de enduro, suspensión Fox RC1 Podium, neumáticos Shinki Adventure Trail, así como tapabarros cortos y elevados. Todos componentes que facilitan su conducción en medio de estrechos senderos y que llevan a playas vírgenes donde lo que hay son tablas de surf clavadas en la arena esperando una buena ola.

No olvidemos que las scrambler se hicieron populares al ser las predilectas de los surfistas del pasado.