A mediados del año 2013 publicamos una de las noticias más relevantes de la industria automotriz de os últimos años: Lotus, fabricante británico de autos deportivos y de competición (F1), incursionaría, por primera vez en su historia, en la construcción de motocicletas.

En un principio se pensó que era sólo un rumor, pero luego vino la confirmación y hasta apareció un sitio web oficial dedicado a esta línea de producto. La página de inicio, eso sí, solo tiene la imagen del depósito de combustible. También hay página en Facebook, con algo más de información, pero a nivel de comentarios y post. Nada más elaborado.

Entre la información que existe se habla sobre la potencia de su motor V-Twin y 200 hp. Descomunal considerando las motos de producción comercial. Además, su diseño es absolutamente vanguardista y futurista. Parece de ciencia ficción, razonable considerando que el diseñador es Daniel Simon (creador de la motocicleta de la película Tron).

Algo que se puede decir, porque está a la vista gracias a una exclusiva de motorcyclenews.com, es que su carrocería está construida en fibra de carbono, en todas aquellas partes y piezas que se puede emplear dicho material, ultra resistente y liviano. La combinación de una elevada potencia y una ligera estructura harán de ésta máquina… un cohete.

Si quieren conocer más detalles de lo que la marca dijo sobre lo que será la Lotus C-01 una vez que la moto entre en la línea de producción, pueden leer la nota que publicamos, aquí.

Moto Lotus C-01_Rear 

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.