Desde que les contamos la llegada de Indian a Chile teníamos pendiente probar alguno de sus motos y así conocer su comportamiento de primera mano. Bueno, aquí pagamos la deuda y nada mejor que piloteando una Indian Scout, que junto a la Chief es uno de los modelos más insignes de la marca.

Acompáñanos:

DISEÑO

Indian Scout_2

La apariencia de la Scout es muy particular. Sus líneas están indudablemente emparentadas al modelo clásico fabricado en la década de 1920, aunque el diseño de ángulos rectos y carcasa lisa sin aletas de su motor en V a la vista le da un cierto aire de naked robusta.

Tiene una equilibrada facha, con un pie en el pasado y otro en el presente, gracias a la inclusión de detalles retro, como la forma de los tapabarros y del estanque, y otros actuales, como el diseño de las llantas. El conjunto redunda en una apariencia poderosa, potenciada por sus gruesos neumáticos, su manillar ancho, asiento bajo y escapes alargados. Aquí nos detenemos para señalar un mínimo detalle de diseño: la salida lateral de tubo superior queda muy cerca de la pierna derecha. No molesta al conducir, pero si se siente la elevada temperatura cuando se baja el pie al parar la moto.

Volviendo a la descripción de su diseño, un dato no menor: el espíritu de leyenda está representado con una serie de emblemas y detalles ornamentales que visten el motor, y que dan cuenta de la historia tras la marca.

MOTOR y ESTRUCTURA

Indian Scout_3

La Indian Scout tiene un motor en V de 1.130 cc. con refrigeración líquida que entrega 100 HP, con un torque máximo de 98 Nm a las 5.900 rpm. El corazón de esta motocicleta está alojado en un chasis enteramente de aluminio.

Su transmisión es por correa dentada y está a cargo de una caja de seis velocidades, mientras que los frenos cuentan con sistema ABS y en ambas ruedas son discos de 298 mm. La diferencia es que la delantera equipa un caliper con dos pistones.

La suspensión delantera es una horquilla telescópica con 120 mm. de recorrido y la trasera se compone de dos amortiguadores (uno en cada lateral) con un recorrido de 76 mm. cada uno.

Cuenta con inyección electrónica e indicador de temperatura del motor. Datos adicionales los puedes encontrar en este enlace.

SENSACIÓN DE MANEJO

Indian Scout_6

Lo primero que notas al subirte a la Indian Scout es que es una moto acogedora para los pilotos de todas las tallas. Seas alto o bajo resulta muy fácil cruzar el pie sobre el chasis para montarle. Ya trepado percibes una sensación de control total, con ambos pies firmemente plantados en el suelo, gracias a su asiento situado a poco más de 60 cm. del piso.

Con la llave en el contacto para dar partida viene una gran sorpresa: se siente muy, muy liviana al ponerla perpendicular al piso para iniciar marcha. Por ninguna parte se notan sus 244 kg. y resulta muy sencillo maniobrarla en parado, gracias a lo equilibrado de su estructura y la óptima distribución del peso. Punto para la Scout ya que varios pilotos suelen quejarse de lo tedioso que resulta mover las custom antes de echarlas a andar.

Indian Scout_17

Al encender la moto y dar un par de pulsadas al acelerador para sentir el motor se advierte de inmediato un sonido limpio, parejo y alejado de las estridencias. Ronronea a bajo calibre, pero tiene la ronquera necesaria para estar en la categoría de las custom.

En marcha, poco a poco, se desenvuelve la personalidad de esta leyenda. Los cambios son cortos y entran con facilidad, la caja se percibe fluida, con una muy afinada relación de marchas que permite pasarlas de un modo muy natural, tanto hacia arriba como al retacar.

Indian Scout_31

Encontrar el neutro no ofrece ninguna dificultad. Durante nuestro recorrido sobre la Indian Scout nunca fue necesario mirar al marcador (de estilo retro) para asegurarse de estar con el motor desenganchado. No requerimos tiempo para acomodarnos a la caja.

Su motor es sumamente elástico, respondió con soltura en todos los regímenes. La entrega de la potencia es inmediata, pero eso no convierte a esta Indian en una moto “nerviosa”. Por el contrario, más bien posee la virtud de responder en la medida justa a lo que indica el piloto, pero sin rezagos.

Indian Scout_23

La postura de conducción es natural, con los pies en unos pedales adelantados y los brazos flectados sobre el manillar, con la espalda en una posición relajada. Al conducir cimentamos algo más la impresión visual del parentesco de la Indian con una naked poderosa. En marcha, la moto es muy maniobrable, reacciona al instante a los cambios de dirección, se deja conducir con las caderas, dejando el manillar para el tacto de la conducción.

El radio de giro es más corto de lo que su apariencia indica. La ciclística está muy trabajada, ofrece un gran rango de respuesta. La Scout permite movimientos que en primera instancia no parecen propios de una moto de sus características y envergadura. Lanzados en una recta probamos distintas maniobras y reacciones, y respondió con soltura en cada ocasión.

Indian Scout_28

¿Las curvas? No hay problema. El agarre que ofrecen sus neumáticos, la respuesta del motor y el equilibrio de la estructura brindan una conducción ágil y bastante divertida. Puedes tomar las curvas con aplomo, la moto se acuesta bastante y de una manera muy espontánea.

El trabajo conjunto de freno y horquilla responde bien, las pinzas tienen mordida firme y la horquilla devuelve rápido y sin cabeceo cuando clavas el freno delantero. Se retoma rápido el control de la moto luego de una frenada brusca e imprevista.

Indian Scout_7

La suspensión es más suave que en otros modelos del segmento, lo que brinda un rodar cómodo y relajado.

En general, la Indian Scout es una moto cómoda, ágil, con personalidad y un amplio rango de opciones conductivas, por la respuesta de su motor y lo acabado de su ciclística. No demanda fortaleza física del conductor, lo que la convierte en una moto para todo público. Quizás los cultores más radicales del estilo extrañen algo más de aspereza en algunos aspectos, pero como todo en la vida, eso es cuestión de gustos.

Lo que más nos gustó:

  • La contundente respuesta del motor
  • Facilidad conductiva
  • Rango de maniobrabilidad

Lo que extrañamos:

  • Un motor algo más sonoro, para sentir más la moto y anunciarnos ante los automóviles.
  • Espejos con algo más de superficie.

La Indian Scout está disponible en Chile a un precio de US$16.900 (con bono US$ 3.000).

Para el final un video con nuestro test drive de la Indian Scout

Galería de Fotos: