Quienes no siguen de manera religiosa se habrán dado cuenta que hemos estado probando cada uno de los nuevos modelos de motocicletas Dark Custom de Harley-Davidson 2016. Nos subimos a la Street 750, pusimos en la lupa a la Iron 883 y ahora cerramos el ciclo con la más ruda y audaz de esta oscura trilogía: la Forty-Eight 2016.

Harley Davidson Forty-Eight_29

DISEÑO

La Forty-Eight 2016 luce seca y dura. Conserva la apariencia compacta que es característica del modelo, lo que es acentuado por sus espejos que no sobresalen (se ubican bajo el manillar) y por su pequeño y distintivo estanque de combustible peanut, que alberga 7,9 litros de gasolina.

La sensación de fortaleza se intensifica con los neumáticos Michelin Scorcher de 16” que monta en ambas ruedas.

El modelo que probamos tiene un ligero aire militar, por la pintura verde olivo del estanque y las barras de color negro que lo cruzan, lo que le da un aire clásico, muy post segunda guerra mundial. En ese entonces muchos veteranos al volver a casa pintaron el estanque de sus motos de dicho color. Fueron precisamente ellos quienes crearon el estilo de motocicletas Bobber que es la inspiración y sello de la Forty-Eight.

Quienes aman la marca, además encontrarán el logo Harley-Davidson impreso en varias zonas de la moto: neumáticos, estanque, correa de transmisión, etcétera.

MECÁNICA

Fiel a su historia, este modelo rueda gracias un motor V-Twin de 1.200 cc. enfriado por aire y capaz de entregar 96 Nm a escasas 3.200 rpm, brindado una auténtica experiencia de poder a bajas revoluciones. Todo esto es administrado por cinco precisas marchas, que se engranan sumamente bien y permiten fluidez conductiva, tanto para subir de velocidad como para retacar. La respuesta es ágil y contundente en ambas situaciones.

La frenada es bastante eficiente y controlada, tanto el freno delantero como el trasero ofrecen buen tacto para ir “sintiendo” como detienen la marcha. Un plus, cuenta con ABS.

La suspensión trasera es regulable y permite personalizar la experiencia del piloto. Tal como en la Iron 883, la Forty- Eight posee una llave bajo el asiento que sirve para realizar el ajuste.

SENSACIONES

Los 247 kilos de la Forty-Eight se sienten muy poco, lo que es un agrado. Al estar detenido se pueden tener cómodamente apoyados ambos pies en el suelo, y el bajo centro de gravedad que posee reduce casi a cero la posibilidad de que se incline sobre un costado.

Esto no significa que la moto se sienta liviana. Para nada, solo que el peso no es un obstáculo, sino un basculante que gravita a favor del piloto cuando se está en marcha.

Gracias a sus anchos neumáticos, al manillar en ángulo abierto y la postura de conducción que ofrece, es muy cómodo rodar con seguridad y confianza, ofreciendo control en todas las situaciones de manejo.

La moto se siente muy cómoda en las curvas. La Forty-Eight no es una sport ni una naked, pero se comporta bastante bien en este apartado, tanto al entrar a la curva como en el desarrollo de la misma, donde brinda una inclinación marcada y sostenida. Intuimos que en esto ayuda bastante el tipo de neumáticos que lleva.

La postura de manejo es más relajada que en la Iron 883, gracias a los pedales y cambios ubicados más adelante.

La moto se siente muy bien, posee un motor para andar desahogado y una postura de manejo que sin ser touring no agota como la de la Iron 883. ¿Un pero? El estanque es minúsculo. El depósito de gasolina es pequeño y no se condice con las ansias de libertad que promete la Forty-Eight, ansias que se limitan a los kilómetros que puedas cubrir con 7,9 litros de combustible sin repostar.

La H-D Forty-Eight se comercializará en nuestro país a un precio de US$16.900

CONCLUSIONES

Lo mejor

• Bien logrado equilibrio entre la potencia del motor y la respuesta conductiva.
• Fluidez del paso de marchas.

A mejorar

• El tamaño del estanque de gasolina es pequeño para el motor, funciona bien en ciudad pero ofrece poca autonomía a la hora de viajar.
• Los reflectantes que trae de fábrica lucen poco y no se condicen con la estética de la moto.

Cerramos con un video para que aprecien la H-D Forty-Eight en toda su magnitud: