Subirse a una motocicleta Indian es hacer comunión con una tradición de 115 años. Hace un tiempo les contamos nuestras impresiones al probar la Indian Scout, moto emblema del segmento mid size de la marca, y ahora ampliamos la experiencia montando una Indian Chief Dark Horse, modelo que es parte del grupo de alta cilindrada de la compañía fundada en Springfield, Massachusetts.

indian-chief-dark-horse_15

Lo primero que impresiona al verla es su voluminoso frisón de tonalidad negro mate, el cual le da una apariencia dura e intimidante, pero que al mismo tiempo ejerce una intensa seducción.

La Indian Chief Dark Horse pesa 357 kilos con estanque lleno y mide más de dos metros y medio de largo, lo que refuerza la idea de una motocicleta tan poderosa que resulta irresistible para todo amante de las dos ruedas. Es, básicamente, un llamado a calzarse las espuelas y treparse para recorrer la ruta como un cowboy del asfalto en esta genuina long and low.

DISEÑO

indian-chief-dark-horse_16

En términos de diseño, la Dark Horse es la versión nocturna de la clásica Indian Chief, con la que comparte varias de las características que la hacen lucir tan inconfundiblemente Indian. Aquí podemos listar sus tapabarros extendidos , que cubren prácticamente la mitad de la rueda, el estanque con forma de lágrima, y el bajo asiento unipersonal.

indian-chief-dark-horse_27

Como es tradicional en sus modelos de alta cilindrada, la Dark Horse luce con orgullo en el tapabarro delantero la figura del Jefe indio que es emblema de la marca. Además, en ambas caras del estanque de combustible figura la imagen del icónico aborigen con tocado de plumas.

En esencia el diseño es muy similar a la Indian Chief de la década de 1950, salvo por el foco frontal que a diferencia de entonces ya no se proyecta entre ambas barras de la horquilla delantera, sino que cuenta con un carenado que lo integra más al cuerpo de la moto. Esto da continuidad a la figura, que luce monolítica de rueda a rueda.

indian-chief-dark-horse_29

El cromo de los escapes, las discretas franjas que recorren ambos tapabarros y algunas tapas dispuestas en el motor son la única concesión al uso del cromado en este modelo. La estética clásica se preserva al máximo.

Pese a toda la tecnología de avanzada que incorpora, tal como encendido keyless, velocímetro digital, reloj e indicador de marcha, entre otros aspectos, la Dark Horse luce tan espartana como las Chief de toda la vida. A la vista solo queda el bastidor y el motor como elementos preponderantes.

indian-chief-dark-horse_12

De hecho, el amplio y redondo velocímetro montado sobre el estanque de combustible tiene un diseño sumamente retro y usa indicador de aguja, solo en la parte baja integra una pantalla digital para desplegar información sobre sus sistemas.

MOTOR y ESTRUCTURA

indian-chief-dark-horse_21

La moto equipa el característico motor V-Twin Thunder Stroke 111 de 1.800 cc. de las motos grandes de la marca, que entrega 138,9 Nm a las 2.600 rpm y que va montado en un chasis de aluminio.

Su refrigeración es mixta, tiene una caja de seis marchas, frenos ABS con doble disco de 300 mm. con cuatro pistones en la rueda delantera y uno de la misma medida con dos pistones en la trasera. La Dark Horse tiene control de velocidad de crucero, indicador del estado de los sistemas de la moto integrado en el velocímetro y otras características que puedes revisar en este enlace de las especificaciones técnicas.

SENSACION DE MANEJO

indian-chief_2

Con el motor en ralentí se aprecia el ronroneo profundo del propulsor Thunder Stroke, que honra a su nombre con el sonido desplegado por el doble escape de la Dark Horse.

El centro de gravedad es bajo, como es propio de las cruiser. El asiento se sitúa a 660 mm. del suelo, pero dado el largo de la moto parece que estuviera más abajo aún. Esto permite apoyar firmemente los pies en el suelo en todo momento, lo que es muy necesario para mover en parado este enorme caballo.

Indian Chief-Dark Horse

El peso de la moto se siente bien repartido, pero su gran envergadura se nota. Romper la inercia de estar detenidos para iniciar marcha se siente menos fluido que en modelos de menor tamaño, pero es fácil habituarse tras unas cuantas paradas y reinicios de marcha.

La caja tiene el agradable sonido metálico de la vieja escuela. Produce un clásico y sonoro “clank” en cada cambio de marcha, particularmente al meter primera. Las marchas enganchan bien al subir y bajar, pero demandan ejercer algo más de presión en la pata de cambios que en otros modelos. Hallar el neutro sin mirar los instrumentos nos tomó un tiempo de práctica.

indian-chief-dark-horse_1

Sobre el motor de la Dark Horse podemos decir que es todo lo que uno puede esperar de una cruiser de raza, ofreciendo mucho torque a pocas rpm y con un rodar muy aplomado a baja velocidad. Su elasticidad es a toda prueba y es uno de los puntos altos a destacar.

En ciudad permite circular en un amplio rango de revoluciones sin cambiar marcha, solo regulando la potencia con el acelerador. Se agradece la comodidad de no tener que pasar cambios a cada instante entre semáforo y semáforo. Pocas veces necesitas ir más allá de la tercera marcha.

indian-chief-dark-horse_23

Pero sin duda la carretera es el entorno natural de la Dark Horse y allí es donde revela en plenitud su noble carácter. Tiene una muy cómoda postura de manejo, gracias a la bien resuelta relación distancia/ubicación del conjunto integrado por el manillar, asiento y los mandos adelantados, lo que permite rodar muchos kilómetros sin sentir sensación de fatiga.

Si bien no tiene parabrisas, el viento casi no molesta, porque gran parte de las ráfagas pasan sobre la cabeza del piloto.

indian-chief-dark-horse_24

Se agradecen las generosas pisaderas de la moto, pues sin importar cuánto calces tus pies reposarán relajadamente durante el viaje. Además, su ubicación es muy funcional para la conducción: no molestan ni topan en el suelo al inclinar la moto para tomar las curvas. Y si de confort se trata, el control de velocidad de crucero sirve para dar un descanso a tu mano derecha en travesías extensas.

Ya lanzados en la ruta probamos el motor y respondió de maravillas. La aceleración es inmediata, pero no brusca. Pese a su gran potencia no sentirás que el golpe de puño para acelerar te “tire hacia atrás” en el asiento.

indian-chief-dark-horse_37

Los anchos neumáticos tienen buena adherencia y transmiten mucha seguridad de marcha y eso, acompañado de la buena ciclística de la Dark Horse, permite fluidos y rápidos cambios de dirección.

Rodando en régimen de marcha, tomar las curvas no es problema, porque la moto se inclina con mucha naturalidad y la gruesa rueda delantera traza bien la ruta. A bajas velocidades y en ángulos cerrados demanda de un piloto algo avezado, pues el peso empieza a ser factor. No es inusual que ocasionalmente debas bajar el pie para tener apoyo adicional.

indian-chief-dark-horse_10

El freno de motor es firme y trabaja de maravillas. Si a eso le sumas los frenos ABS y el fácil rebaje de marchas, tienes una moto que no cuesta detener, pese a su enorme peso y tamaño. La suspensión es algo áspera para las calles de nuestra ciudad, pero trabaja de modo óptimo en carretera, manteniendo la moto pegada al piso en todo momento.

Si bien no es un problema llevarla por la ciudad, debes tener claro que la Indian Dark Horse no es para serpentear entre los coches y así evitar atascos. No, no es lo suyo. Sus respetables 1.025 mm. de ancho de espejo a espejo la hacen un ejemplar de espaldas amplias que limitan el arte de escabullirse.

La Dark Horse es, literal y metafóricamente, una gran moto, dispuesta a brindar un universo de sensaciones en cada viaje, pero requiere de un jinete con cierta experiencia para disfrutar de todos sus encantos: definitivamente no es un corcel para iniciarse en las domaduras.

indian-chief-dark-horse

Lo que más nos gustó:

  • La estética absolutamente Indian que la hermana con las Chief clásicas.
  • El confort de marcha.
  • Su poderoso, elástico y eficiente motor.
  • Control Crucero de Velocidad.

Detalles a considerar:

  • Quizás por estar nueva la caja demanda algo más de presión para meter las marchas y la bota izquierda paga el precio. Si ello fuera permanente, es conveniente usar botas con refuerzo.
  • Si no estás habituado a los mandos adelantados o eres de baja estatura, quizás debas considerar la instalación de taloneras.

A continuación te dejamos con un video de nuestro Test Drive:

Y algunas fotos en detalle de la Indian Chief Dark Horse