La pequeña firma Vins Motors, compuesta por cinco ingenieros que fueron parte del Team de Formula 1 de Ferrari, se hizo notar por primera vez en EICMA 2015. En ese entonces presentaron su primer proyecto independiente, consistente en un par de motocicletas de 100 y 250 cc. inspiradas en motos deportivas de competición.

Dos años después, los tipos vuelven con la Vins Duecinquanta.

La moto demuestra la experiencia de sus creadores con vehículos de competición.

Para comenzar, la Vins Duecinquanta cuenta con chasis, carrocería y llantas moldeadas con fibra de carbono, material inequívoco de los circuitos de carrera.

Su corazón es un motor bicilíndrico en V de 244 cc., capaz de bombear un máximo de pulsaciones que alcanzan los 80 cv, pero que por latidos puede llegar a 90 cv en pista.

Sus extremidades se sustentan gracias a una suspensión delantera de doble triángulo superpuesto del tipo Telelever, usado en las BMW, mientras que la trasera utiliza un diseño que ubica el amortiguador en una posición horizontal transversal, transmitiendo la fuerza mediante bieletas.

Esta suspensión ya se había empleado en antiguos modelos de Yamaha.

En una moto de circuito como está, que también tendrá su versión para circular con libertad por las calles de cualquier ciudad, el factor aerodinámico es relevante y primordial. Es así como la Duecinquanta -con un aspecto muy trabajado- alcanzará en teoría los 240 km/h, una gran velocidad máxima considerando su pequeño motor.

¿Qué te pareció esta máquina?