El neumático Oxygene de Goodyear es un prototipo muy revolucionario con su estructura única que presenta musgos vivos creciendo en su interior. Esa característica presenta una serie de beneficios para el medio ambiente reivindicando a los cauchos, un material de desecho.

  • Oxígeno: absorbe la humedad de la carretera a través de su banda de rodamiento e inhala CO2 del aire para alimentar al musgo de su pared lateral, liberando oxígeno mediante la fotosíntesis. En una ciudad como París, con cerca de 2,5 millones de vehículos, esto significaría generar casi 3.000 toneladas de oxígeno y absorber más de 4.000 toneladas de dióxido de carbono por año.
  • Reciclaje: presenta una construcción impresa en 3D con polvo de caucho de neumáticos reciclados. La estructura liviana absorbe golpes, proporciona una solución duradera y sin pinchazos para prolongar la vida útil y minimizar los problemas de servicio.
  • Electricidad: recolecta la energía generada durante la fotosíntesis para alimentar sus propios componentes electrónicos, incluidos sensores integrados, una unidad de procesamiento de inteligencia artificial y una franja de luz personalizable en el flanco del neumático que cambia de color, advirtiendo a usuarios y peatones de maniobras como cambios de carril o frenado.
  • Comunicación: utiliza un sistema de comunicaciones de luz visible para una conectividad móvil de alta capacidad a la velocidad de la luz. Esto permite que el neumático se conecte al Internet de las Cosas.

Video oficial del Goodyear Oxygene Concept: