Desde los años 80, la compañía AM General ha sido la responsable de proveer vehículos tácticos al ejército y la armada de Estados Unidos. ¿Su estrella? El mítico High Mobility Multipurpose Wheeled Vehicle o Humvee, un acorazado tan popular que derivó en la elaboración de modelos civiles y que conoces bajo el nombre de Hummer.

La colaboración, sin embargo, acaba de terminar: el Pentágono realizó una nueva licitación y entregó el derecho de desarrollo de vehículos de guerra a la empresa Oshkosh, en un negocio que costó 6.75 billones de dólares. Sí, con B de Billones.

Como es un vehículo de defensa, los detalles técnicos del coloso son escasos. Entre lo que pudimos recolectar, destacan los siguientes:

  • El Oshkosh JLTV promete viajar sobre terrenos complejos hasta un 70% más rápido que los estándares actuales
  • Hay una versión de dos asientos y una de cuatro
  • Tiene lo último en tecnología automovilística, un sistema de protección para los tripulantes llamado CORE 1080 y un sistema de suspensión independiente llamado TAK-4i.

Dentro del contrato se acuerda que Oshkosh deberá entregar 17.000 de estos vehículos entre 2018 y 2022, y cerca de 55.000 de aquí al 2040.

Hasta ahora, no hay palabras sobre posibles versiones civiles, pero uno nunca sabe.