Los gringos nos tienen acostumbrados a sus excéntricas creaciones, muchas de éstas para satisfacer las necesidades más banales que puedan existir. En este caso se trata de un submarino -con apariencia de Ballena, Delfín o Tiburón- denominado Seabreacher. Un entretenido juguete que por el precio (US$ 100.000) y su carácter recreativo sólo puede ser para hombres con alma de niño y abultado bolsillo de millonario.

Los submarinos que ha desarrollado Innespace tienen la particularidad de moverse tal y como lo hacen estos cetáceos en su hábitat. Es decir, el Seabreacher se desplaza sobre y bajo el agua, como también emerge y se sumerge de igual manera que Orcas, Delfines, y Tiburones. Todo esto es posible mediante un diseño aerodinámico de la nave -a imagen y semejanza de dichos animales- más un poderoso motor que, en combinación y acción conjunta con las aletas (operan como timones), posibilita tanta versatilidad y exactitud respecto del comportamiento de estos especímenes marinos.

Pilot Seabreacher

Piloto al mando del Seabearcher sentado en la cabina tal cual como en un avión de combate.

Siendo más técnico en el relato, los drásticos virajes, saltos y zambullidas en el agua son posibles cuando en la conducción se cambia el ángulo de inclinación tanto de las aletas pectorales como de la dorsal y el apoyo del hidrojet montado en la cola permite cambiar el vector de tracción en dos planos. Pero claramente lo que más favorece es la potencia y prestaciones del motor, el corazón de esta bestia marina.

  • Motor Rotax 1.5 litros supercargado
  • Potencia de 260 HP, puede ser más.
  • Velocidad bajo el agua 40 km/hr.
  • Velocidad sobre el agua 80 km/hr.

Para contextualizar, la empresa comenzó por fabricar el Delfín y luego el Tiburón. La Ballena Asesina u Orca (como comúnmente se les conoce) es el tercer submarino que viene a aumentar la camada, pero hay más especímenes si se opta por el servicio de personalización con que cuenta el fabricante.

Seabreacher Cabina

Cabina del Seabreacher: Pantalla LCD, integración del iPhone / iPod en el tablero de instrumentos, comandos tipo palanca, entre otros elementos.

Las diferencias entre las tres versiones no son más que el pelaje y algunas características que se leen en las especificaciones técnicas que a simple vista no son tan radicales, pero al pilotar una de estas naves se hacen más evidentes.

En cuanto a la configuración de la cabina es similar a la de un avión de combate: los instrumentos al frente, mandos del tipo palanca, posición del piloto y copiloto uno tras el otro, y apertura de la cúpula acrílica hacia arriba. Pero como se trata de un vehículo fundamentalmente recreativo incorpora otros elementos que no tan sólo satisfacen la diversión sino que cumplen otros propósitos: asistir en la conducción, amenizar el viaje y proveer de la seguridad necesaria para los ocupantes.

  • Pantalla LCD.
  • Sistema GPS.
  • Butacas deportivas.
  • Cinturones de 4 puntas.
  • Cámara acuática.
  • Sistema de sonido.
  • Conexión para iPod-iPhone.

Obviamente hay más equipamiento, pero este es opcional y muy largo de detallar. Con lo que está en el listado es suficiente para tener una idea de lo entretenido que será el viaje. Por ejemplo, ver por la pantalla las imágenes de la cámara ubicada en la aleta dorsal (en tiempo real). Escuchar la música y contestar tus llamadas de tu iPhone en el mismo equipo de sonido… la entretención es total y al alcance de la mano.

Sólo resta decir que este original invento puede no ser apto para cardiacos tanto al estar dentro como fuera de la cabina. Es tal la similitud con un cetáceo (Orca y Delfín) o un escualo (Tiburón), incluso en el tamaño (algo más de 5 metros) que si estas tomando un tranquilo y relajado baño en el mar, el asomo de la aleta dorsal de este bestial vehículo te puede matar del susto.

 Ve toda la adrenalina que provoca pilotar el Seabreacher Y: