Por lo general las escaleras son un impedimento en el desplazamiento, sobre todo para muchas personas ya sea por edad, limitaciones de tipo físicas o sencillamente porque van montados sobre una patineta. De ahí ese incesante juego que practican los Skaters para sortear obstáculos con hábiles maniobras mediante las cuales se despegan del suelo con la tabla adosada a sus pies, cosa que todavía no me explico como lo logran.

Otras piruetas que realizan son los deslizamientos por barandas, pasamanos, por el canto de las veredas  y en cuanto espacio y mobiliario urbano se los permita. Todo con la tradicional tabla de dos ejes, cuatro ruedas y pequeñas dimensiones, precursora de todos los tipos de skateboard que se ven en la actualidad. Uno de estos es el “Longboard”, tabla que se diferencia en el largo, pensado y diseñado para realizar descenso, slalom, etc.

Stair-Rover en versión carbono o la noble y tradicional madera.

La novedad es un invento denominado Stair Rover, resultado de un crowdsourcing del sitio web Kickstarter que, definitivamente, revoluciona el uso, goce y disfrute del Longboard, aumentando las posibilidades de esta tabla al bajar escaleras sin tener que realizar pirueta alguna más que sólo mantener el equilibrio.

Qué es lo que hace posible que uno Longboard permita al Skater ver los peldaños de las escaleras no como un obstáculo sino que como una superficie más por donde deslizarse y disfrutar a sus anchas en la ciudad:

  • 8 ruedas en vez de 4 por eje (track)
  • Modificación de los dos ejes (H) para acoger 4 ruedas.
  • Incorporación de piezas móviles en el track.
  • Ruedas y ejes se adaptan al desnivel del terreno.

Digamos que se puede asimilar al comportamiento de las ruedas oruga que usan las motos de nieve.

En definitva, este “mutante” que surge a partir del Longboard es una nueva opción para los Skaters que gustan de probar nuevos “juguetitos” y experimentar otras maneras de prácticar el Skateboarding aunque no faltara el purista que reniegue de este “engendro”, pero de seguro si cuenta con la posibilidad de subirse a un Stair-Rover lo hará… sin antes hacerse de rogar.

 

Sobre El Autor

Periodista amante de la libre expresión por lo tanto sin mucho ánimo de regirse por una línea editorial más que la autoimpuesta. Esto, en parte, lo motivó a fundar Revista XY... Un medio propio e independiente donde las reglas son transversales... No a la verticalidad !!!