Quienes han seguido las notas sobre motocicletas que hemos publicado habrán notado que la mayoría han sido entorno a estilos y tipologías que marcaron hitos en la historia de esta industria, pero con modelos actuales que han revitalizado dichos estilos, permitiendo así a los motociclistas del siglo XXI disfrutar del pasado. La selección no fue fácil puesto que hay varios exponentes dignos de ser elegidos por su evocador diseño, pero escogimos la Thruxton 900 año 2013, como la moto que puede expresar de mejor manera el estilo Café Raceraquel que surgiera en Inglaterra en el período de posguerra. Además de que la marca Triumph es inglesa, esta se ha caracterizado por mantener una línea clásica dentro de su amplia gama de motocicletas.

Un ejercicio como éste hace necesario hablar de historia y revisar el contexto que dio origen a un estilo. En el caso de las Café Racer estás surgieron producto de las modificaciones que hiciera un grupo de la juventud inglesa, denominados Rockers o Ton-Up-Boys, con las motos usadas que podían comprar. Las transformaciones consistían en prepararlas para realizar carreras en un recorrido pactado y que se hacía alrededor del mítico Ace Café London (aún existe), al ritmo de la música de moda, el Rock & Roll. El cometido era llegar antes de que se acabara la canción que raspaba la aguja del tocadiscos.

Detail thruxton_F

Manillar tipo Clubman, espejos en puños y línea dorada para el acento sport.

Entre las modificaciones que terminaron por delinear el estilo se cuentan:

  • Escapes inclinados hacia arriba.
  • Espejos en los puños.
  • Estriberas retrasadas.
  • Manillar tipo Clubman.
  • Colín redondeado.
  • Pequeña cúpula frontal.

Con estos cambios la moto adquiría un carácter más deportivo, no sólo en apariencia sino también en la postura y forma de conducción, lo que permitía a los Rockers correr por las calles londinenses a toda velocidad hasta romper la barrera del sonido, al llegar antes de que la música se acabase.

La Thruxton 900 guarda gran similitud con las Café Racer de los ’50s no sólo en diseño sino también en el motor, ya que, salvo contadas innovaciones tecnologías que le confieren mayor eficiencia y comodidad, es como si la moto viniera saliendo del garage de alguno de estos Ton-Up-Boys. Claramente Triumph desarrolló este modelo pensando en seducir a los puristas, por lo general muy reacios a las reinterpretaciones de modelos clásicos.

Por otra parte, el nombre que tiene esta moto, que se lanzó por primera vez al mercado el año 2004, no es ningún invento u originalidad de sus creadores, sino que también apela a la tradición y el pasado. Thruxton era un circuito de carreras enclavado en una antigua pista de aterrizaje, en que las motos Triumph de la época (1965) destacaron en las carreras de resistencia que se corrían con motos de producción, es decir, las mismas que podía adquirir cualquier persona en tienda.

Al tratarse de motos que surgieron de la personalización que hicieran sus jóvenes y alocados propietarios, la marca ofrece un amplio catálogo de accesorios para dejarla a gusto de cada consumidor, con piezas que permiten acentuar aún más el estilo Café Racer, que ya posee por el diseño, y los detalles como la pintura verde con una línea dorada que recorre la moto de punta a cabo, tan característico en todos los vehículos que rezuman un carácter deportivo.

Como dijera al inicio, la elección de una motocicleta que fuera digno exponente del estilo Café Racer no fue fácil, pero para hacer justicia les menciono dos marcas, Norton Moto Guzzi, en las cuales pueden encontrar alguna moto que les parezca más representativa. Tal vez la pintura cromada les haga pensar que sí, ya que es otro aspecto característico del estilo, pero Trriumph también lo uso cuando lanzó la primera unidad de la Thruxton en el 2004.

Triumph Thruxton British Customs Predator Exhaust Installation from weechonghooi on Vimeo.

Sobre El Autor

Fanático de las motocicletas, ha tenido gran parte de las tipologías existentes. Se hizo un pequeño garage para guardarlas y esperando por más. Pero no sólo de motos vive el hombre, los autos son su otra pasión. Las camionetas sus preferidas, le permiten trasladar sus motocicletas a las que dedica gran parte de sus horas de ocio y algunas otras ni tan de ocio. El trabajo, que no le fanatiza, es el medio para obtener lo que quiere…más motos, más autos, uno que otro Gadget, etc. Su lema es que hay que trabajar para vivir, pero no vivir para trabajar: la vida es muy corta.