Cada vez es más habitual ver fabricantes de automóviles aventurándose con el desarrollo de vehículos eléctricos para uso urbano como el Streetmate y Cityskaster de Volkswagen, presentados en el Salón del Automóvil de Ginebra.

El Scooter Streetmate, aparte de su singular apariencia, motor eléctrico, conexión y comunicación con el smartphone, también puede usarse de pie o sentado mediante un accesorio que permite montar un asiento que sumado al sistema de suspensión, harán los viajes más confortables.

Sin embargo, su gran atributo es la autonomía de recorrido ya que está preparado para cubrir largas distancias pues su batería le permite avanzar hasta 75 kilómetros antes de tener que realizar una nueva recarga.

El Cityskater, en tanto, es un monopatín eléctrico con una autonomía de 15 kilómetros, que se pliega fácilmente para transportarlo en el metro o el maletero del auto, transformándose en el vehículo ideal para recorridos cortos por la ciudad. En este caso, se espera que Volkswagen lo ponga en venta durante 2018.

Estos dos exponentes conforman la apuesta del fabricante alemán para lo que se ha denominado como micromovilidad.