Una pareja de británicos decidió cumplir su sueño de recorrer el mundo y en el vehículo que es su motor de vida, la motocicleta. Más aún, escogieron la marca y modelo que siempre fue su objeto de deseo, una Moto-Guzzi Spada de 1979.

Como ven la pasión es mucha al usar una que no tiene ni la ciclista, ni las características y mucho menos la tecnología de las que se fabrican hoy, especialmente diseñadas y construidas para este tipo de travesías.

Rueditas Moto-Guzzi

Tanta modificación obligó a ponerle ruedas auxiliares.

Ya el hecho de ser una moto, el espacio es poco, pero más si en esta viajarán dos personas. Por lo mismo Kev y Karen invirtieron los últimos 5 años de sus vías y 10 años de ahorro, para equipar y modificar la Moto-Guzzi. El resultado, un armatoste que hace recordar los bólidos de La Carrera de los autos locosserie de dibujos animados con Pierre Nodoyuna y su perro Patán.

Las razones de tantas modificaciones son varias. La primera y más necesaria consistió en dotarla de espacio. La pareja no se conformaba con llevar una muda y la ropa de moto, además de algunos enseres, sino que todo lo que era importante: la aventura no sería lo mismo si algunos de estos bártulos no están, señalaron.

Comenzaron a equiparla con cajas porta equipaje, de aluminio, pero se engolosinaron y siguieron. Le colocaron techo, parabrisas y hasta un asiento más grande y cómodo.Con cada cosa se iba agregando peso, obligando a hacer modificaciones más profundas a la Spada del 79.

Moto-Guzzi_World_2

Todo es sencillo, la moto, la carpa y los protagonistas.

Todo esto les llevo a inventar ciertos elementos para mejorar la estabilidad de la moto, más cuando hay agua, barro o hielo, donde el suelo mojado se torna muy resbaladizo, lo que haría incontrolable el aparatoso vehículo de dos ruedas.

La solución fue regresar a la infancia, fabricando dos ruedas auxiliares, similares a las que tienen las bicicletas para los niños que tienen su primer contacto con el juguete que puede llevarlos, a futuro, a enamorarse de las motocicletas.

Todo lo anterior ya es historia, puesto que Kev y Karen llevan 4 años arriba de su moto, recorriendo el mundo. Ya han rodado por carreteras y otras superficies, más de 12.800 kilómetros, y no tienen la intención de detenerse.

Para saber más acerca de esta aventura y sus protagonistas, de primera fuente, puedes visitar el sitio web de Kev y Karen aquí.

Mira como surca la carretera este armatoste, para no creerlo: