Algo tiene Enrique Iglesias con las cosas que vuelan. Mala suerte, para empezar.

Hace unos años, quiso regalarle simbólicamente al público su recién ganada Gaviota del Festival de Viña. La lanzó y el trofeo de filosas puntas golpeó la cabeza de una asistente al evento. Ahora, se le ocurrió la idea de cantarle a la cámara de un DJI Inspire 1 (el que aparece en la foto principal de esta nota) en pleno concierto en Tijuana, para lo cual tomó el cuatricóptero directamente con las manos. Una mala maniobra y se hizo una herida en los dedos que obligará a operarlo. Acá está el video que registra el accidente.

Convengamos una cosa: al pobre Enrique lo traicionó el exceso de confianza y las ganas de darle más a sus fans. Sin embargo, el heredero del gran Julio debió tener algo en cuenta: cualquier cosa que vuele a alta velocidad tendrá algo de peligroso, aunque sea mínimo. Por mucho que parezcan hermosos juguetes, los helicópteros a control remoto y los cuatricópteros con cámaras requieren de cuidados al momento de manipularlos y volarlos, ya que pueden transformarse en un objeto riesgoso.

Si ya te compraste el tuyo o ya juntaste la plata y te dio miedo lo que le pasó al bueno de Enrique, tranquilo. Acá te mostramos 5 consejos para que vueles con seguridad un cuatricóptero.

1. RECONOCE A LO QUE TE ENFRENTAS
11143090_1606374469576461_2991095959122437140_n

© Carlos Mättig‎

¿Ya lo compraste? Antes de cargar las baterías y ponerte a volar, mira lo que acabas de adquirir. Tiene aspas delgadas que van a girar a mucha velocidad. Es un aparato que vuela gracias a esas hélices, si se apagan va a bajar como todo lo que sube gracias a la implacable fuerza de gravedad. Requiere de un espacio para despegar.

Esto que parece una obviedad, es un paso necesario para que reconozcas lo siguiente: estás ante una útil herramienta de trabajo, un hermoso juguete para divertirse. Pero igual que un taladro eléctrico, que una sierra circular, que una clavadora neumática, pueden provocar daño si no los usas con cuidado.

2. REVISA TU DRONE ANTES DE VOLAR

maxresdefault

Prepara un checklist de todas las cosas que debes hacer antes de que despegue. Debieras considerar, al menos, lo siguiente:

  • ¿Hay que calibrar tu drone antes de volar? Lee muy bien las instrucciones para saber qué requieres para calibrarlo. No vueles sin efectuar esta acción.
  • ¿Tienes las baterías del drone completamente cargadas? No vueles nunca con las baterías a medio cargar. Lo mismo aplica para el control remoto.
  • ¿Fijaste bien las hélices? Algunos aparatos requieren que uses herramientas para fijarlas, otros no necesitan más que girarlas para dejarlas firmes.
  • ¿Están en buen estado las hélices o están dobladas? Si no te parece que estén bien, cámbialas por otras.
  • ¿Está bien el chasis del drone? ¿Tiene grietas? Asegúrate que todo esté bien fijo.
  • ¿Cuándo fue la última vez que revisaste el cableado de tu drone? Un cable en mal estado puede hacerte perder el control en vuelo.
3. ELIGE BIEN DONDE VOLAR Y DONDE ATERRIZAR
Fly Away

Fly Away

Aunque no son aparatos de gran envergadura, lo ideal es que puedas volarlo con la suficiente comodidad. Eso significa que, dependiendo de tus habilidades como piloto, puede que necesites un amplio espacio para despegar el aparato y volarlo con tranquilidad.

Evita volarlos en sectores densamente poblados o donde hay grupos de personas. Si bien suelen ser aparatos seguros, siempre estás expuesto a un “fly away” (un vuelo errático donde pierdes control del aparato) o directamente a una caída. De la misma manera, evita volar en sectores donde hay cables de tendido eléctrico o telefónico porque, además de estrellar tu drone, alguien puede quedar incomunicado o sin poder ver la tele.

Ojo con lo que le agregas a tu equipo: asegúrate que cualquier accesorio que quieras ponerle (incluyendo la cámara) está aprobado o cuenta con la certificación del fabricante. Algunas normas tienen algunas exigencias aberrantes (hola, Dan 151) como obligarte a instalar un paracaídas, cuando no todos los cuatricópteros pueden tener uno instalado.

Cualquier descuido y, en el mejor de los casos, puedes pasar a la inmortalidad en un video como estos. En el peor, puedes herir o hasta matar a una persona.

Por ende, ya que en algún momento vas a aterrizar, ten en cuenta el lugar donde vas a hacer la maniobra de llegar a tierra. Asegúrate que no hay gente en el punto elegido. Y evita tomarlo con las manos mientras las hélices sigan rotando.

4. ATENTO A LAS CONDICIONES DEL TIEMPO

Captura de pantalla 2015-06-01 a la(s) 23.13.50

Aunque se pueden volar en días nublados sin mayores problemas, debes poner muchas atención a las experiencias que otros hayan tenido con el mismo tipo de aparato que posees.

Hay algunos aparatos que han registrado un desempeño deficiente bajo condiciones de mal tiempo, más aún si a las nubes les agregas vientos tormentosos. Por muy buenos aparatos que sean, un ventarrón grande pueden llevarse unos cuantos metros el drone o hacerlo caer.

Muchos de los drones no son a prueba de agua, por lo que volarlos en plena lluvia muestra un claro interés en romper tu juguete porque ya te aburrió o quieres deliberadamente tener un accidente.

Atento a las tormentas solares ya que influyen mucho en las comunicaciones. Muchos cuatricópteros del mercado funcionan además con GPS, conectándose a los satélites, por lo que una comunicación deficiente puede provocar problemas de vuelo y hacerte pasar más de un susto.

5. ENTRENA, ENTRENA, ENTRENA

Captura de pantalla 2015-06-01 a la(s) 23.31.06

Esto es igual que ser un piloto de aviones. Mientras más horas de vuelo tengas, mejor lo vas a hacer.  Por eso, conviene que busques lugares adecuados para poder entrenar sin problemas.

Si te da un poco de miedo llegar y volar, el Aerofly RC 7 Ultimate Edition puede ir en tu auxilio: se trata de un emulador de naves radio-controladas que incluye un drone como el DJI Phantom, probablemente el más popular de los cuatricópteros que andan volando. >En el simulador podrás ir adquiriendo habilidades necesarias para luego probarlas en tu flamante aparato.

Recuerda: aunque sea un lujo, sea tu diversión de adulto, un drone no es un juguete y debe ser manejado por una persona responsable, que sepa lo que está haciendo y las consecuencias de cualquier acto arriesgado.