Para muchas personas, emprender es un sueño y, como toda cosa que vale la pena en esta vida, requiere de una gran cantidad de esfuerzos.

Muchas son las cosas que un emprendedor debe considerar cuando decide que llegó el momento de dejar su trabajo y lanzarse solo: Qué productos o servicios ofrecer, qué mercado abordar y un largo etcétera.

Sin embargo, uno de los elementos que habitualmente olvida un emprendedor es su presencia en la web. Esa decisión lo deja propenso a cometer errores y por eso desarrollamos esta guía con consejos con los principales elementos que se deben considerar a la hora de desarrollar tu sitio web corporativo.

1. IDENTIFICA LOS CONTENIDOS IMPRESCINDIBLES

La primera tentación de todo emprendedor es verse lo más corporativo posible. Para eso, muchas veces comete el error de gastar tiempo en publicar contenido que pocos van a leer (“misión” o “visión” de la compañía) o que no tendrá tiempo de actualizar (la clásica sección de “noticias”).

El consejo: Pon foco en lo relevante. El objetivo final de un sitio web es que el potencial cliente sepa qué hace tu empresa, cuáles son los productos y servicios que ofrece, qué características tienen éstos, cómo se comercializan, cuáles son sus precios, cómo se entregan. Y lo más importante: cómo contactarte. Lo demás no aporta tanto.

2. DISEÑO ATRACTIVO, PERO FUNCIONAL

Tu sitio debe ser fácil de usar para un usuario, ya que de eso depende que entienda qué es lo que hace tu empresa y por qué debería comprarle productos o contratarle servicios. Por ende, debes privilegiar un diseño atractivo, pero que no distraiga al usuario del foco: conocer tu empresa y sus productos y servicios.

El consejo: Contratar servicios especializados puede ser caro para ti, pero hay alternativas disponibles en el mercado así que hazte un hueco 2.0 con tu web, asegúrate que sea atractivo, amigable con los buscadores y que entregue mecanismos de contacto.

3. PIENSA EN SMARTPHONES Y TABLETS

La llegada de los dispositivos móviles nos obliga a asumir que tu sitio será visto muy probablemente primero en un tablet o un smartphone y luego en un computador. Por ende, el sitio debe ser capaz de adaptarse a la pantalla (ser responsive) y ser de rápida descarga. Google está trabajando en herramientas que faciliten la visualización en mobile por la vía de reducir los tiempos de descarga, pero es importante lo que tu puedas hacer al respecto.

El consejo: Si no conoces lo suficiente de cómo mejorar tu sitio para dispositivos móviles, busca asesoría.

mockup-654585_1280

4. EL SITIO DEBE TENER TEXTO, PERO NO CUALQUIER TEXTO

Hubo un tiempo en que se consideraba un buen sitio aquel que fuera visualmente atractivo y la tentación era trabajar con tecnologías que privilegiaran el aspecto visual del sitio.

La llegada de los buscadores como Google, marcó una nueva era: la de las palabras claves, la del contenido relevante. Hoy un buen sitio, desde la perspectiva del emprendedor, es aquel que es susceptible de encontrar en la primera página del buscador cuando se ponen palabras claves que hacen referencia a su negocio. Es importante además tener un dominio atractivo (y cada vez hay más alternativas para tener uno).

El consejo: Elige bien las palabras que tu sitio debe tener ya que serán las claves por las cuales te encontrarán.

5. TEN MECANISMOS EFECTIVOS DE CONTACTO

Más allá de los contenidos que incluyas en tu sitio web, debes incluir mecanismos efectivos de contacto. Por supuesto, estos dependerán de tu negocio y sus características, pero es evidente que al menos debes tener números de teléfono y un formulario con casilla de contacto.

El consejo: Debes asegurarte de que siempre haya alguien dispuesto a atender. Si diste a conocer una casilla de contacto a través de un servicio online o un link en tu sitio, debes responder siempre y lo antes posible a las preguntas que ahí lleguen. Sino, la gente pensará que el sitio o la empresa están en franco abandono.