Una vez hablé con Alexa. No fue una conversación profunda, pero me sentí satisfecho. El encuentro fue furtivo, breve y ocurrió en una casa ajena. Días después, todavía estaba en mi cabeza. La deseaba y fantaseaba con tenerla bajo mi techo.

Pero nunca me atreví. Nunca quise compartirle mis secretos.

Alexa, sin embargo, no baja los brazos. De hecho, hoy vuelve a la carga con un upgrade en su apariencia, el cual pretende volverla irresistible. Alexa, la asistente virtual e inteligente, ahora tiene pantalla touch y viene dentro de un dispositivo llamado Amazon Echo Show.

¿De qué creen que hablábamos?

El dispositivo tiene todas las habilidades de su antecesor, el Amazon Echo, pero la pantalla le agrega funciones extra. Entre ellas la más destacada es la opción de tener videollamadas con otros contactos que también posean este aparato.

La calidad de imagen y de audio son perfectas. Quienes piensan que hace lo mismo que un smartphone o un tablet no están equivocados. La única diferencia es que uno puede hacer cosas con ella sin tener que utilizar las manos. O sea, todo se reduce a una pizca extra de comodidad.

Al tener pantalla uno puede ver recetas de comida, letras de canciones e incluso videos en YouTube. También sirve para ver cámaras de seguridad que tengas instaladas en casa y que sean compatibles con su software.

Ciertamente, un aparato tentador. Pero si eres de esas personas que viven la paranoia constante de vivir vigilados, quizás sea demasiado. Porque no solo te escuchan, sino que alguien te estará mirando.

Ahora, si todo eso te da lo mismo, el precio de venta del Amazon Echo Show será de USD 229. Las entregas del producto, en tanto, comenzarán el próximo 28 de junio.

Alexa, quizás algún día.