Para quienes tuvimos la suerte de aprender de fotografía antes de la llegada de las cámaras digitales y los smartphones, uno de los procesos más entretenidos era pasar por el cuarto oscuro. Más allá de que a veces se prestaba para hacer otras cosas distintas de lo meramente fotográfico, era en este lugar iluminado por una luz roja donde se manifestaba la magia de desarrollar tus negativos y hacer las ampliaciones en papel.

En estos años en que lo digital con sabor a vintage es lo que manda, la aplicación Darkr intenta traer de vuelta el proceso de revelado fotográfico para aquellos románticos empedernidos. Y aunque es un sucedáneo binario, nos da la oportunidad de reproducir la sensación de aquellas hermosas décadas de juventud.

Para empezar, la aplicación viene provista de dos tipos de cámaras:

  • Una de formato medio, que funciona como una cámara manual. Podrás configurar los parámetros propios de una fotografía y tu resultado será una imagen cuadrada.
  • Una de formato pequeño, en donde será cosa de que apuntes y dispares. Todas las configuraciones serán tomadas de manera automática. De hecho, ni siquiera podrás activar el zoom.

Una vez que tomes tus fotos con la aplicación, estas aparecerán en el carrete (Camera Roll) como negativos, igual que como quedaban las imágenes plasmadas en el querido rollo.

Solo necesitarás tomar una de las fotos y empezar con todo el proceso. Primero, haciendo una ampliación de pruebas para buscar el mejor tiempo de exposición en la ampliadora. Luego, puedes editar la toma para aclarar algunas zonas, cortarla, rotarla y aplicarle efectos de quemado, difuminado a la imagen. Incluso puedes variar el tono de la imagen para que quede en sepia.

La mejor parte es que esta aplicación está disponible en forma gratuita en la App Store para todos los dispositivos iOS. Y como podrá imaginar, solo permite tomar fotos en blanco y negro.