El mercado de las aplicaciones es demasiado dinámico. Cruelmente dinámico.

Hace días atrás, los medios hablaban de la nueva vedette de las aplicaciones para smartphones, una que estaba destinada a romperla: Meerkat. ¿Cuál era su gracia? Como otras, esta App permite transmitir video en vivo desde Twitter.

Se armó el gran festín mediático, con blogs en todo el mundo hablando de las maravillas de esta nueva aplicación y se resaltaba que su éxito era tal que figuras como Jared Leto y otros inversionistas habían puesto US$ 14 millones.

La fiesta, al parecer, duró poco para Meerkat. Quien les apagó la música y prendió la luz fue el mismísimo Twitter, empresa que golpeó el mercado de las aplicaciones de streaming en vivo con su nuevo producto, Periscope.

Con el concepto de “explorar el mundo en tiempo real a través de los ojos de otros”, la aplicación fue lanzada inicialmente para dispositivos iOS y puede ser descargada desde la AppStore. En poco tiempo más debería estar disponible para Android, de acuerdo al equipo que desarrolló la App.

Como imaginarás, para empezar a transmitir video en directo solo necesitarás registrarte con tu cuenta de Twitter. En cuando inicias la transmisión, se publica un link en tu timeline para que tus seguidores puedan ver el video en directo. Además, las imágenes podrán ser vistas por cualquier persona que no esté en la lista de tus followers.

Cuando una persona le guste tu video, podrá manifestarlo presionando el corazón. Los que tienen mayor cantidad de “likes” aparecerán en la tabla de popularidad de Periscope, ranking que estará disponible para que cualquier persona se deleite mirando tus videos.

Sin embargo, una de las funcionalidades más interesantes -y que la separan por ahora de Meerkat– es Replay: la posibilidad de que los usuarios puedan revisar nuevamente la transmisión que hiciste.

Y finalmente, si lo tuyo es más mirar que transmitir, la aplicación te permite explorar los videos que están realizando otras personas en el mundo. Algo realmente interesante entendiendo que Twitter se ha transformado en una interesante herramienta para dar a conocer información en episodios de caos social y catástrofes.