911 Soundbar. Así se llama la última creación de la marca alemana Porsche destinada a torturar el lóbulo cerebral donde se produce el deseo. Como puedes ver, no es uno de sus clásicos deportivos, sino que un parlante o sistema de sonido con conexión Bluetooth que ya quisiéramos tener en el living de nuestras casas.

El detalle maestro -y que lo convierte en un objeto de culto- es que el 911 Soundbar fue fabricado utilizando partes del tubo de escape y el silenciador (muffler) de un Porsche 911 GT3.

Su sistema virtual sorround 2.1 y sus 200 watts de potencia, dicen en la marca, son un paralelo a las 9 mil revoluciones por minuto y los 315 km/h que exuda el bólido que inspiró esta máquina de sonido, la cual puede ser controlada desde un tablet o un smartphone.

¿Quieres uno? Su precio es de 2.900 euros y las entregas comienzan en marzo de 2016. Más detalles en la página de Porsche.