Cuando apareció en el mercado el compact disc, muchas personas se subieron a la ola tecnológica y dejaron literalmente botados sus tocadiscos llenándose de polvo y estropeándose en un rincón, o simplemente los vendieron como vejestorio para sacarse el muerto antes de que fuera demasiado tarde.

Hoy, desde luego, muchos se están haciendo un harakiri por haber hecho eso con sus aparatos.

Los fabricantes de tornamesas, en tanto, parecen no estar dispuestos a dejar pasar esta nueva oportunidad que les dio la vida y quieren transformar estos tocadiscos en piezas cool, de colección, que llamen la atención por su estética incluso más que por su sencilla funcionalidad.

No sabemos en cuáles de estos casos poner el MAG-LEV Audio, pero lo cierto es que es una pieza única. Su gran característica es que el plato sobre el cual descansan los vinilos se mueve literalmente en el aire.

mag-lev-audio-15

El milagro, como en casi todas las cosas que levitan, lo hace el siempre maravilloso magnetismo, fuerza que mantiene el plato moviéndose a 33 o 45 rpm sin ninguna fricción sobre la unidad principal.

Desde luego, una pieza de este tipo necesitaba una buena cápsula, por lo que el fabricante incorporó una Ortofon OM 5E, además de un brazo semiautomático Pro-Ject 8.6 que se devuelve a su lugar de descanso cuando el disco termina.

peter-giodani_mag-lev-audio-04

El aparato incluye además una UPS que permitirá su funcionamiento sin energía eléctrica durante unos minutos y se puede conectar tanto a un amplificador como a un pre-amplificador, de manera de usarlo con sistemas de sonido HiFi o con el sencillo equipo de la casa.

El MAG-LEV Audio está en una campaña de co-financiación en el sitio Kickstarter y puedes adquirirlo desde los US$ 780.