Aunque ya hemos hablado del tema, nunca está demás recordarlo. Los vinilos están en auge nuevamente y volvieron para quedarse: las ventas en 2016 crecieron un 26% en Estados Unidos y el formato vinilo representa un 8% del total de medios de consumo musical. Ni hablar de la calidad de sonido que la mayoría de los discos de acetato nos permiten disfrutar.

Ciertamente, todos esos argumentos serán válidos o te servirán de excusa cuando alguien te pregunte por qué diablos te compraste un tornamesas de USD 10.000.

Leíste bien, “10 de los grandes”, como dirían en las películas gringas.

La culpa la tiene la reconocida marca de alta fidelidad Mark Levinson, la cual acaba de poner a la venta el tocadiscos que impactó a todo el mundo en la CES 2017. En colaboración con la firma VPI, y como una manera de celebrar sus 45 años en el mercado, la compañía exhibe en las vitrinas el tornamesas Mark Levinson Nº 515.

Además de ser un aparato de altísima resolución sonora -y de haber sido fabricado a mano en Estados Unidos- este reproductor está construido para evitar vibraciones indeseables y cualquier inestabilidad. De hecho, tiene un plato de aluminio que pesa nuevo kilos. Para moverlo, se necesita un mecanismo de triple huincha y un motor con alto torque que está en un chasis separado y aislado.

Ahora, si ya juntaste la plata para comprártelo, ten en cuenta una cosa importante. Por los USD 10.000 podrás adquirir el equipo sin la aguja, así que anda ahorrando unos verdes más para adquirir el cartridge.