Todos sabemos que un parlante Bose suena bien, pero que es un poco caro.

La historia se repite con el último modelo que llega a las vitrinas: el Bose SoundLink Revolve (y Revolve+), el primer altavoz Bluetooth de la marca que incorpora sonido en 360º.

Eso de 360º tiene que ver con sus formas. El Revolve es un parlante cilíndrico, sin parte frontal o trasera, que propaga el sonido “democráticamente”, en todas las direcciones y con la misma calidad. La magia se logra con un deflector acústico que elimina distorsiones y entrega un sonido claro con ricos y profundos bajos.

Bose Revolve 2

Construido en aluminio, el Revolve es resistente al agua, soportando lluvia o el salpicón de una piscina. Esto lo convierte en un parlante ideal para su uso outdoor.

Dentro de sus botones, destaca uno que puede sincronizarse con Siri o Google Assistant.

La diferencia entre el Bose SoundLink Revolve y el Revolve + se da en tamaño, duración de la batería y precio. El primero mide 15 cm., tiene 12 horas de funcionamiento con una carga y cuesta USD 199. El segundo, en tanto, mide 18 cm., toca música por 16 horas y vale USD 299. Ambos están disponibles en dos colores: Triple Black y Lux Gray.