Cuando hablamos de skates y longboards, normalmente nos acordamos de nuestra mejor aliada o la más cruel de las enemigas: la pendiente. Quien se haya subido alguna vez a una patineta, sabe lo que es bajar por las calles sintiendo el aire en la cara, pero también sabe lo desagradable que es patinar por una avenida con la pendiente en contra.

Por eso, una empresa de Mountain View puso toda su inventiva para construir un longboard que se hiciera cargo de la parte más desagradable de patinar. La empresa se llama Acton y el fruto de su esfuerzo fue bautizado como  Blink Qu4tro Electric, una de las tablas largas más avanzadas de la Tierra.

Como podrán adivinar, la principal característica de este longboard es su habilidad de subir pendientes de hasta 30º de inclinación. O sea, podrías bajar o subir la famosa calle Lombard Street de San Francisco sin ningún esfuerzo. Nos referimos a esta hermosa avenida del estado de California:

lombard-st-bottom-of-hill-ss1500x872

Impresionante, ¿cierto?

La magia de subir sin esfuerzos la hacen cuatro motores separados y dispuestos en cada una de sus ruedas. Estos permiten una autonomía de aproximadamente 35 kilómetros con una sola carga.

Contribuye a obtener esta independencia, además, la ligereza de la tabla: solo 7 kilos. Y es que está construida con una superficie de fibra de carbono y un chasis de aluminio aeronáutico que van a hacer tus desplazamientos aún más fáciles, incluso cuando se haya agotado la batería.

acton-blink-qu4tro-electric-longboard-2

Para tu seguridad, la tabla incorpora luces LED en la punta y en la cola de la tabla para que te puedan ver los automovilistas, ciclistas y peatones.

acton-blink-qu4tro-electric-longboard-3

El Blink Qu4tro es un producto innovador que está en una exitosa campaña de co-fundación en el sitio Indiegogo. Puedes adquirirla por US$ 1.119. Ahora, si el presupuesto no te alcanza, en el mismo sitio de crowdfunding podrás ver a las hermanas menores de esta belleza: Las Blink S (US$ 399) y Blink S2 (US$ 529).

Sobre El Autor

Periodista, romántico empedernido, sufridor confeso. Su vida es una película, una comedia romántica con toques dramáticos, pero comedia al fin y al cabo. Cree en Dios para los partidos de la Selección o cuando no puede olvidar a una fémina. Ama el tango y el Glam-Rock, pero no odia el reggaetón. No le gusta como sale en las fotos.