Si hay algo que marca la diferencia y las preferencias de los pasajeros, antes de escoger una línea aérea, es la calidad del servicio a bordo. Esto lo saben en British Airways y es por eso que, valiéndose de la tecnología wearable, desarrollaron una manta que permite saber el estado de ánimo de la persona que la usa.

Es decir, puede detectar si uno viene con el ánimo por el suelo o en las nubes.

La manta de la felicidad, como se la ha denominado, está confeccionada con fibra óptica y puntos de luz LED que se iluminan según los vaivenes emocionales del pasajero. Si está relajado, la manta se torna azul; si está malhumorado, se vuelve color rojo. 

British Airways 3

Para que esta predicción ocurra, el sistema incluye un cintillo que, mediante el uso de un neuro-sensor ubicado en la frente, registra las ondas cerebrales y transmite la información de forma inalámbrica a la manta, usando Bluetooth. Entonces, se ilumina del color según el estado de ánimo detectado, cuya medición está en una escala entre uno y cien, siendo la cifra más alta -azul- la de mayor satisfacción y plenitud.

British Airways 4

Si bien la manta de la felicidad es un prototipo, no es sólo de laboratorio. De hecho, ya se realizó la primera prueba en terreno o, más bien, en pleno vuelo.

Un grupo de voluntarios a bordo de un avión Boeing 787 (BA189 Dreamliner) de la aerolínea británica voló desde el aeropuerto de Heathrow, en Londres, hasta el John Fitzgerald Kennedy, en Nueva York. De acuerdo a la compañía se detectaron variaciones cuando se aproxima la hora de las comidas o bien cuando están usando los dispositivos de entretenimiento del avión.

British Airways 2

La finalidad de este desarrollo es obtener la información visual que permita mejorar la atención del servicio: saber cómo y cuándo atender a los pasajeros sin importunarlos, y al mismo tiempo ser una buena herramienta para los propios tripulantes del avión, quienes podrían anticiparse y evitar diálogos desagradables.

“Usando tecnología como la “manta de la felicidad” nos permite investigar cómo el sueño y el relajo de los pasajeros es afectado por factores como la cantidad de luz en la cabina, cómo se comportan al comer, al usar el entretenimiento a bordo del avión, y su posición al sentarse”, afirmó a Gizmodo Frank der Post, gerente de marca y de servicio al cliente de British Airways.

Tal vez el único inconveniente a tener en cuenta es la ergonomía y diseño del sistema. Convengamos que portar un cintillo en la cabeza puede incomodar al pasajero, y más aún cuando este denota cuál es el estado de ánimo en que uno se encuentra.

Conozcan cómo funciona la manta feliz de British Airways:   

Sobre El Autor

Periodista amante de la libre expresión por lo tanto sin mucho ánimo de regirse por una línea editorial más que la autoimpuesta. Esto, en parte, lo motivó a fundar Revista XY... Un medio propio e independiente donde las reglas son transversales... No a la verticalidad !!!