“Podemos quedarnos en la Tierra esperando el apocalipsis final o convertirnos en una especie interplanetaria”. Con esa frase, el billonario tecnológico Elon Musk abrió el evento en que dio a conocer sus planes para colonizar Marte, con una población cercana a un millón de habitantes.

El empresario sudafricano, dueño de Tesla y Solar City, explicó con detalles cuál es su idea durante el Congreso Internacional Astronómico que se desarrolla en Guadalajara, México, y quedó claro que más que un sueño pareciera una realidad alcanzable en menos tiempo del que uno pudiera imaginar.

INTERPLANETARY TRANSPORT SYSTEM

Dentro del plan, el primer paso es desarrollar un sistema de transporte que permita llevar a los colonos hasta el planeta rojo. En 2002, Musk fundó la compañía SpaceX, la cual ya ha creado varios cohetes diseñados para la exploración espacial. Ir a Marte, sin embargo, representa un desafío superior que requerirá una nave distinta a las que tiene disponible. Es ahí donde aparece el Interplanetary Transport System (ITS).

El boceto habla de un cohete de 77,5 metros de largo, alimentado por una nueva generación de motores -llamados Raptor- que a través del uso de metano como combustible (y un específico plan de recarga), permitiría que las naves sean reusables en viajes de ida y vuelta a la Tierra.

Para su fabricación lo que falta es dinero. Musk tiene un bolsillo grande, pero no es suficiente. Por lo mismo piensa financiar la aventura usando sus otros cohetes para el envío de astronautas a la Estación Espacial Internacional, así como con el lanzamiento de satélites a la órbita terrerstre, e invertir las ganancias en el ITS.

Musk tampoco descarta la apertura de campañas tipo Kickstarter.

“Será una gran colaboración pública y privada”, afirmó Musk.

¿CUÁNDO VIAJAMOS A MARTE?

Si todo el plan sale perfecto, Elon Musk pretende enviar la primera tripulación a Marte en aproximadamente 10 años. A partir de entonces, comienza la colonización.

Musk pretende construir más de 1.000 ITS. Cada uno capaz de transportar a grupos de entre 100 y 200 personas, en un viaje que debería durar unos 80 días, pero con el desarrollo adecuado de tecnología podría ser reducido a 30. Abordo de cada nave habría sistemas de entretención para distraerse en el trayecto.

“Será realmente divertido ir. Lo pasarán muy bien”, propuso Elon Musk.

Los viajes, por cierto, no serán todos los días, sino que cada 26 meses, que es el tiempo en que las órbitas de la Tierra y Marte se encuentran en su punto más cercano.

Ahora, ir a Marte no sería gratis para los pioneros que decidan hacer historia.

“La arquitectura permite un precio por boleto de menos de 200 mil dólares. Pero creemos que el costa de cambiarse a Marte, últimamente, podría llegar a menos de 100 mil dólares”

O sea, si estás pensando seriamente en mandarte a cambiar a Marte, recuerda: lo importante no es llegar primero, sino que saber llegar.

Para cerrar los dejamos con la conferencia (1 hora y cuatro minutos) realizada por Elon Musk donde podrán ver cada uno de los detalles del plan que nos dio pereza incluir aquí.