Cada cierto tiempo, los astrónomos anuncian el hallazgo de planetas que podrían ser similares a la Tierra. Sin embargo, hasta ahora ninguno ha alterado tanto las hormonas como Proxima B, el mundo recientemente descubierto a través del European Space Observatory (ESO).

¿Qué hace a Proxima B diferente a otros exoplanetas (planetas que giran en torno a una estrella que no es el Sol? ¿Qué lo hace tan especial?

I. Que está muy, pero muy cerca de la Tierra.

OK, 4,5 años luz son aproximadamente 40,5 malditos trillones de kilómetros. No obstante, en términos estelares eso es como ir a pedir una tacita de azúcar a la casa de la vecina.

II. Se ubica en la zona dorada de su sistema solar.

Girando en torno a la estrella Proxima Centauri, Proxima B está en el punto exacto en que los científicos dicen que un planeta no es tan caliente ni tan frío, una condición que es ideal para desarrollar vida e incluso encontrar agua. Con un tamaño 1,3 veces superior al de la Tierra, su órbita es de apenas 11 días. Sí, está muy cerca de su estrella. La diferencia es que Proxima Centauri es una enana roja, mucho menos caliente que nuestro Sol.

III. Lo descubrieron desde Chile.

Sí, es cierto. En su búsqueda participaron muchos científicos de varios países, quienes trabajaron años en confirmar sus sospechas. Pero gran parte del trabajo fue hecho utilizando el Observatorio La Silla, así como el Observatorio Astronómico de San Pedro de Atacama.

This artist’s impression shows a view of the surface of the planet Proxima b orbiting the red dwarf star Proxima Centauri, the closest star to the Solar System. The double star Alpha Centauri AB also appears in the image to the upper-right of Proxima itself. Proxima b is a little more massive than the Earth and orbits in the habitable zone around Proxima Centauri, where the temperature is suitable for liquid water to exist on its surface.

Impresión artística de la superficie de Proxima B (ESO/M. Kornmesser)

Todos a la B.