Yep. La NASA acaba de anunciar el hallazgo de un sistema solar de siete planetas muy similares a la Tierra, rocosos y con posible presencia de agua en su superficie. Se llama Trappist-1 y está a 40 años luz de lo que hoy llamamos casa.

El descubrimiento fue realizado en un trabajo conjunto del telescopio Trappist (de ahí el nombre del nuevo sistema) ubicado en Chile y el telescopio espacial Spitzer.

De acuerdo a los científicos, los siete planetas orbitan alrededor de una estrella pequeña y fría, y están situados muy cerca de otro. De hecho, si estuviéramos viendo un atardece en uno de ellos podríamos observar los otros sin mayor problema en el firmamento. Otra particularidad es que no tendrían rotación, por lo que siempre solo una cara daría a su sol.

“Este descubrimiento podría ser una pieza esencial en el puzzle que es encontrar ambientes habitables, lugares en que la vida podría ser viable… Responder la pregunta ¿estamos solos? es una prioridad de la ciencia y encontrar planetas como este es un gran paso adelante en esa meta”, afirmo Thomas Zurbuchen, administrador asociado en la investigación.

Ahora la NASA, con la ayuda del telescopio Hubble buscará estudiar la composición del planeta y ver si reúne más condiciones de habitabilidad. Por ejemplo, si hay wi-fi. Ja. No, hablamos de gases y elementos químicos que aprendiste en la escuela, pero ya te olvidaste.

Trappist-1 02

El único pero de todo esto es que si bien 40 años luz es relativamente cerca en términos astronómicos, aún es una distancia de 1,6 billones kilómetros humanos. Y no hay nave espacial creada por la especie capaz de recorrerla.