El fanatismo de una persona por una marca puede llevarlo a hacer cosas insospechadas. Como acampar fuera de una tienda para ser de los primeros en tener un nuevo teléfono inteligente o tablet, por ejemplo. Y está bien, suponemos. Finalmente cada uno hace lo que quiere con su tiempo y su plata.

Hay algunas empresas que han entendido muy bien ese amor incondicional de los usuarios de Apple por los productos nacidos de la empresa de Cupertino, California.

Colorware es el mejor ejemplo. La compañía ha tomado algunos de los computadores más representativos de la empresa creada por Steve Jobs y le han dado un tratamiento de color y estilo que es capaz de vencer hasta al más consciente de los usuarios de la marca.

La última gracia de la empresa es su Colorware Retro MacBook, una edición vintage de un MacBook de 12 pulgadas. Inspirada en el Apple IIe (el tercer modelo de la serie Apple II). Las referencias son evidentes: el logo de la manzana en su versión arcoiris, la tonalidad café de la carcaza y unas líneas en la tapa que simulan ser los agujeros de ventilación del tradicional equipo Mac.

2

3

Una belleza para amantes del pasado y presente de la empresa.

El equipo elegido para este tratamiento retro tiene un procesador m7 de 1.3GHz Intel Core m7, trae 8GB of RAM y 512 GB de capacidad en un disco SSD.

Ahora… Hay dos pequeños inconvenientes… Primero, el equipo cuesta ni más ni menos que US$ 3.000 (bastante más que los US$ 1.600 que cuesta un MacBook sin el tratamiento vintage). El otro problema: solo sacaron una partida de 10 unidades.