Hace pocos días la aplicación de mapas de Google nos sorprendió al incorporar una nueva capa que muestra el estado del tránsito, a la cual se accede tras activar la pestaña Traffic. Inicialmente, solo está disponible para la ciudad de Santiago y, según detalla la leyenda que incluye el pie de página, servirá para mostrar el estado del tránsito en línea.

El desarrollo vio la luz solo un par de días después del anuncio de la compra de Waze por parte de la empresa de Mountain View. Aunque en la prensa se difundió que la operación no implicaba la desaparición de Waze, de hecho la aplicación sigue operativa, es un hecho que las cosas cambiarán a partir de ahora.

Si la empresa oriunda de Israel subsiste o no, es cuestión que no parece tan importante, toda vez que su posicionamiento en un nicho específico de las redes sociales parece firme por ahora, pues no hay actores de peso que compitan con ella en este apartado.

google_traffic_2_filter

Google lanzó una funcionalidad para sus mapas que deja dudas sobre la acuciosidad de los datos que presenta.

El tema es ¿qué se puede esperar de Google Traffic? El lanzamiento de este producto, o subproducto en rigor, se corresponde con la antigua usanza de Google: sin anuncios ni manuales de instrucciones. La propuesta parece bastante ambiciosa y nos ofrece ver el estado del tráfico en línea y en tiempo real, pero ¿será tan así?

Después de unos días de usar la herramienta hay algunas cosas que resultan evidentes. El mapeo de las calles está todavía en desarrollo, pues hay vías que no aparecen, y la actualización del estado de congestión de las calles se refresca muy lentamente. Por ejemplo, el viernes a las 18:00 horas Av. Providencia, Santiago de Chile, presentaba congestión según la aplicación de Google, condición que se mantenía un par de horas después, en consecuencia que me bastó mirar por la ventana para advertir que a esa hora el tránsito era expedito por la mencionada arteria.

Todavía no queda claro cuál es el input de Google para sindicar las congestiones, aunque es presumible que el cruce con la base de usuarios de Waze sea la clave y se alimente de los datos ingresados por esa comunidad. La pregunta es ¿cuál es el criterio utilizado para considerar descongestionada una vía que inicialmente se consignó con presencia de atascos? ¿Cuánto es el retraso entre el término efectivo de una congestión y el anuncio por parte de Google Maps de que el tramo comprometido está ya despejado?

Es conocido el hecho de que los usuarios de las redes sociales no tienen la misma premura para difundir la ocurrencia de un hecho, donde parecen atropellarse para ser los primeros en contarlo, como para comunicar el término o finalización del mismo; faceta esta última que parece bastante menos atractiva si consideramos la baja ocurrencia que presenta.

Por definición una aplicación de tráfico es un insumo para la toma de decisiones sobre rutas de traslado, por tanto la actualización de los datos es un tema de suma relevancia. Aunque el anuncio de la ocurrencia de congestiones sea oportuno, la utilidad de la aplicación se reduce bastante si no existe la misma premura para comunicar cuando ésta finaliza y la vía se encuentra expedita.

Por el momento la capa de tráfico de los mapas de Google parece titubeante, aunque seguramente será cuestión de tiempo para que la depuren y alcance los estándares de rendimiento de algunas de las otras herramientas de la gran G. El asunto se ve prometedor, pero no es un éxito firmado solo por venir desde Google; el recuerdo de Wave nos muestra que no todo lo que han iniciado culminó con éxito.

Sobre El Autor

Periodista y gran lector. Procrastinador converso... pero con recaídas esporádicas. También oficia como criador doméstico de perros Fila, a los que considera como "regalones encantadores". Como muchos "multideportistas" de fin de semana se encuentra, una vez más, lesionado. Por fuerza mayor, no por opción, está alejado de las motos, una de sus grandes pasiones, las que disfrutó por años. Aquí si será un reincidente, es sólo cuestión de tiempo.