Todo tiempo pasado fue mejor, podrán decir, pero el hecho es que hay algunas cosas de tiempos pretéritos que no dejan de sorprender. A veces, impactan por su belleza, otras veces por su funcionalidad y otras, como el caso que presentamos ahora, por su candidez.

Bonhams, la casa británica especialista en subastas, publicó un interesante lote que será delicia para los fotógrafos aficionados y profesionales, pero especialmente para los fisgones, aquellos que les encanta ver el mundo a través de una cámara oculta.

El lote trae ni más ni menos que la más alta tecnología en cámaras de espionaje… que existía en el año 1950…  Es la famosa cámara Lucky Strike construida por U.S. Signal Corps, una máquina espía con cuerpo de metal negro-mate, para películas de 16mm y con una brillante cubierta cromada. Se pensaba que sería adoptada por los militares estadounidenses para sus “operaciones”, pero eso nunca sucedió.

La máquina tiene un obturador de cuatro velocidades (B, 00, 25, 5), diafragma de cuatro posiciones y adelantador de película. Todo enfundado en un bello paquete de Lucky’s. La guinda de la torta la conforma un fotómetro fabricado en selenio por la compañía Quavas Corporation que estaba disfrazado de una caja de fósforos marca Ohio Safety… Díganme si no es tierno, si no es un ejemplo de ingenuidad digno de destacar en esta época de cámaras en teléfonos, lápices y botones espías hechos en China.

El único inconveniente que tiene este hermoso par de implementos es su precio: el valor en la subasta debería estar entre los US$ 41.000  y US$ 65.000, precio exagerado, solo para fotógrafos millonarios y coleccionistas Nivel Dubai. El alto costo tiene una justificación: solo se fabricaron dos de estas cámaras y la otra está siendo exhibida en el Signal Corps Museum, Ft. Monmouth,en Estados Unidos.

La subasta será este 3 de diciembre y puedes ver más detalles en el lote publicado por la casa de remates.