Selfie. Drone. Dos palabras que de alguna manera definen los últimos 5 años.

Las siempre ubicuas cámaras de nuestros smartphones, además de esa necesidad imperiosa de registrar el momento y compartirlo en las redes sociales, han generado la molesta pero interesante tendencia a sacarse fotos y grabarse en video hasta en las situaciones más extrañas. Y los cuatricópteros son el último juguete favorito para alguien con ganas de volar y que tiene el dinero para comprarlo. Lamentablemente, estas cámaras con alas necesitaban la operación manual de una persona con ciertas habilidades, por lo que era difícil encontrar “selfie” y “drone” en la misma frase, en el mismo artículo.

Un producto viene a cambiar eso, ya que de alguna manera representa la evolución de ese fenómeno llamado “selfie”. Se llama Lily y es un cuatricóptero que es capaz de volar de manera autónoma, sin necesidad de ser piloteado por ti o un tercero.

¿Cuál es la gracia?

Que si eres un snowboarder y quieres grabar tus saltos, bastará con que lances a Lily al cielo y ella te seguirá para registrar tus acrobacias. Que si eres un runner que necesita mejorar su técnica, tendrás una cámara que captará mientras corres para poder descubrir tus errores y corregirlos. Que si eres un escalador de fin de semana y quieres mostrarle a tu familia el vértigo de tu pasión, el drone te va a grabar mientras subes tu nuevo desafío.

Lily-5k

La magia la hace un dispositivo de seguimiento que debes cargar contigo y que te permite controlar las funciones del cuatricóptero. Puedes programarlo para que te siga o para que vaya delante tuyo mientras bajas por montaña. También puedes hacer que vuele en círculos usándote como centro de la toma.

Si lo tuyo es el video, te encantará saber que la cámara graba en 1080 pixeles a 60 fps y captura en “cámara lenta” (120 fps) a 720 pixeles. Si quieres a Lily para tomarte selfies desde el cielo, la cámara captura fotos a 12 MP. Tiene una autonomía de vuelo de alrededor de 20 minutos.

El cuatricóptero es además a prueba de agua, por lo que puede soportar perfectamente un aterrizaje voluntario o involuntario sobre el río o el mar.  Pesa solo 1,3 Kg, así que es fácil de transportar en la mochila.

El siguiente video te hará decidirte a juntar los US$ 499 más gastos de envío y pre-ordenar tu Lily en el sitio oficial de la cámara.