Si has ido a más de algún recital, sabrás de lo que hablamos. Antes de que los artistas salgan a escena, normalmente ves sobre el escenario a unas personas vestidas de negro diciendo “1,2,3 probando” a través del micrófono o haciendo sonar una guitarra.

Se les llama Roadies y son personajes esenciales para una banda. No solo acarrean los instrumentos de tus rockstars favoritos y un par de cosas más, sino que además hacen que el Héroe de la Guitarra se luzca con una “viola” perfectamente afinada.

Para el guitarrista aficionado o el que está pronto a alcanzar la fama, conseguir estos ayudantes es más difícil. Pero por US$ 99 pueden comprar Roadie, un sistema de afinación robótico que permite afinar guitarras eléctricas, bajos y numerosos instrumentos de cuerda.

El sistema está formado por dos elementos:

  • Un girador de clavijas automático que se conecta a tu smartphone.
  • Una aplicación nativa para smarphones iOS y Android que escucha el instrumento y le da las instrucciones al girador de clavijas.

Lo único que debes hacer es abrir la aplicación de Roadie y seleccionar el tipo de afinación que quieres. Luego, debes poner el girador en la clavija respectiva y hacer sonar la cuerda. El dispositivo recibirá las instrucciones de la aplicación para bajar o subir el tono de la cuerda hasta encontrar el que corresponde a la afinación.

Una de las mayores ventajas de este dispositivo es la posibilidad de acceder a distintas afinaciones. Si quieres tocar “Everlong” de los Foo Fighters, podrás seleccionar la afinación Drop D y lucirte como lo haría Dave Grohl. O si quieres tocar “Start me up” o “Brown sugar” de los Rolling Stones, podrás elegir la afinación Open G y obtener esos acordes de manera muy simple.

Roadie es fruto de una exitosa campaña en Kickstarter, que logró reunir casi tres veces más de los US$ 60.000 necesarios para la fundación.