Todos atesoramos nuestras fotos. Últimamente, las que guardamos en nuestro smartphone o en la cámara digital.

Pero hay algo en el papel fotográfico que aún nos atrae. Quizás es la posibilidad de tocarlo, de ponerlo en un marco, pegarlo en un álbum o en el refrigerador. O quizás sea simplemente que envidiamos esa cosa rústica del papel que da un look amarillento, deslavado y romántico que potencia nuestros recuerdos.

Como sea, no son pocas las iniciativas que tratan de rescatar lo análogo apoyándose en lo digital. Una de las más interesantes es SnapJet: un dispositivo capaz de transformar cualquier smartphone en una verdadera impresora de fotos instantánea.

snapjet_anim

Para usarlo es tan simple como elegir una foto del carrete de tu teléfono, poner el aparato encima de SnapJet y presionar un botón. El dispositivo va a escanear la pantalla del smartphone para capturar la imagen y luego la imprimirá en papel fotográfico instantáneo, al mejor estilo de las queridas Polaroid.

Lo mejor es que SnapJet utiliza Polaroid 300 o Fuji Instax Instant Film, papeles fotográficos que es relativamente sencillo encontrar en tiendas del rubro.

Los emprendedores detrás de la impresora lanzaron una campaña en Kickstarter que pretende reunir US$150.000. A la fecha, llevan más de la mitad del dinero recaudado.

Si quieres tener un SnapJet solo debes apoyar con US$99. Hay versiones premium del producto que vienen grabadas o que incluyen un estuche de cuero hecho a mano muy hipster vintage.