El famoso escándalo Celebgate de filtración de fotos íntimas de Jennifer Lawrence y otras celebridades caló hondo.

Además de la evidente violación a la privacidad de la que fueron víctimas las actrices y modelos, también quedó patente la vulnerabilidad nuestra de cada día para quienes usamos servicios pagados o gratuitos en la nube. La facilidad con que alguien puede suplantar a una empresa o entidad (phishing) es sólo superada por nuestra infinita ingenuidad de entregarle la clave a cualquiera o, peor aún, de que grandes servicios online como Google sufran el robo y publicación de más de 5 millones de cuentas de su servicio Gmail.

La empresa de Mountain View ya había implementado un segundo factor de autenticación (opcional) para que el usuario pueda acceder a sus cuentas con su contraseña y una clave temporal enviada por SMS a tu celular o generada a través de la aplicación nativa. Sin embargo, el servicio parece realmente decidido a hacer casi imposible que alguien ajeno se meta en tu cuenta.

Google acaba de presentar un segundo factor de autenticación, esta vez físico, que se conecta a un puerto USB disponible de tu computador cada vez que quieras acceder a tu cuenta. Lamentablemente, por ahora solo funcionará con el navegador Google Chrome.

El dispositivo solo funciona después de verificar que el sitio de inicio de sesión es realmente un sitio web de Google, para evitar suplantaciones de hackers. Solo deberás insertar la llave de seguridad en el puerto USB y presionar cuando en navegador Chrome lo solicite.

Tanto el browser como la llave física incorporan el protocolo abierto Universal 2nd Factor (U2F) de la Alianza FIDO. Esto puede permitir que otros servicios online como redes sociales, tiendas de e-commerce, bancos y otros utilicen un inicio de sesión seguro a través de Chrome y una llave física FIDO U2F.

El costo de la llave no es elevado: puedes comprarla en Amazon por US$ 17,99.