Cuando hablamos de wearables, normalmente viene a nuestra imagen un reloj o pulsera inteligente que es capaz de hacer una serie de mediciones y entregar un cúmulo de información de utilidad.

Sin embargo, la “tecnología vestible” como concepto y deseo es mucho más que eso. Se busca, en definitiva, que la ropa sea capaz de interactuar con quien lleva la prenda puesta y su entorno, ya no solo para recopilar y entregar información sino también para ejecutar labores específicas: Mejorar tu swing en el golf, dar señales de alerta a los automovilistas cuando corres en la noche, cambiar de color para que no debas llevar muchos trajes en tus viajes de negocios.

Pero mientras vamos hacia ese futuro… ¿Qué tal te vendría una chaqueta de jean que te ayude a atender el teléfono y te entregue información mientras pedaleas por la ciudad?

levis-google-4

La división Advanced Technology and Products (ATAP) de Google y Levi’s anunciaron la aparición de una versión muy especial de la Commuter Trucker, esa la clásica chaqueta denim de la empresa de vestuario. Especial porque es la primer en incorporar los resultados del Proyecto Jacquard que busca incorporar tejido conductivo en las fibras de tela usando telares comunes.

A primera vista, es una Commuter Trucker normal. Sin embargo, en una de sus mangas la chaqueta incorpora una serie de sensores insertos dentro del tejido de algodón que es sensible a toques y gestos hechos con la mano. De esta manera, dependiendo de como utilices la mano, podrás atender o rechazar una llamada telefónica, empezar a reproducir música, recibir indicaciones verbales de los mapas de Google y todo lo que se les ocurra a los desarrolladores de aplicaciones.

levis-google-2

El milagro, desde luego, lo hace la conexión a través de Bluetooth con tu teléfono inteligente. Éste será el cerebro detrás de la chaqueta, el que recopilará y entregará los datos.

La Commuter Trucker está disponible en una etapa Beta para los desarrolladores interesados en crear aplicaciones. Para los ciclistas urbanos, llegará a las vitrinas en la primavera boreal de 2017. Lamentablemente, aún no se conoce su precio. Pero seguro que varios ya empezarán a juntar plata.