Lo único que necesitas de un refrigerador es que mantenga frescos los pocos vegetales que compras y que venga con suficiente espacio para las cervezas y el hielo. El resto es cuento.

Sin embargo, no podemos mirar la última creación de Gorenje sin quedar obnubilados por su belleza.

La marca eslovena ha creado un refrigerador cuyo diseño que rinde tributo a las viejas kombis de Volkswagen. Desde su color hasta la VW de su logo.

Es básicamente un viaje retro a los 60 y 70, sin necesidad de LSD u hongos alucinógenos.

Su capacidad es de 260 litros y tiene compartimentos suficientes para tus comidas. También promete un sistema de refrigeración homogénea y mantener las verduras frescas, como si las hubieras sacado del huerto el mismo día.

Una oda a la nostalgia, pero también un terror para tu billetera. Este refrigerador retro de Gorenje cuesta €1.299.