Por trabajo o por diversión, una parte importante de nuestra vida la vivimos online. Ya sea por trámites, envío de mensajes, compras o para satisfacer desde necesidades básicas hasta nuestro ego, hoy miles de servicios y herramientas web, muchos de ellos gratuitos, buscan solucionar aspectos de nuestra cotidianeidad con solo crear una cuenta de usuario. Para estos servicios, las cuentas de usuario son además la medida de su éxito o fracaso y, dependiendo de esto, el triunfo o el cierre definitivo.

Pero… ¿qué pasa cuando ya no necesitamos más esa cuenta de usuario? ¿Cuando nos aburrimos del ciber-acoso en nuestras redes sociales? ¿Cuando el servicio es malo y no queremos premiarlo con nuestra permanencia? En estos casos, el link para eliminar la cuenta suele ser infinitamente más pequeño que el botón de Join Free y no siempre es fácil encontrarlo.

Para estos casos, el desarrollador Rob Lewis y el diseñador Ed Poole crearon Justdelete.me: un sencillo pero útil directorio que contiene los links directos a las páginas para desuscribirse de populares servicios web, muchos de los cuales tu utilizas actualmente.

Al ingresar, podrás ver una tabla con los nombres de estos servicios, cada uno con una barra de color que indica la dificultad para borrar tu cuenta:

  • Verde: Proceso simple
  • Amarillo: Hay unos pasos adicionales involucrados
  • Rojo: No se puede eliminar completamente sin contactar a Servicio al Cliente
  • Negro: No se puede borrar

“Muchas compañías usan técnicas de “patrón oscuro”, indican los creadores del sitio para referirse a un deliverado intento para, a través de una interfaz confusa, engañar al usuario o hacer casi imposible eliminarse del servicio web.

Para usar Justdelete.me, obviamente, no es necesario registrarse. Y como se trata de un servicio para la comunidad online, invitan a todos quienes han descubierto como eliminarse de un sitio a enviar la información a través de la casilla [email protected]

Sobre El Autor

Periodista, romántico empedernido, sufridor confeso. Su vida es una película, una comedia romántica con toques dramáticos, pero comedia al fin y al cabo. Cree en Dios para los partidos de la Selección o cuando no puede olvidar a una fémina. Ama el tango y el Glam-Rock, pero no odia el reggaetón. No le gusta como sale en las fotos.