En XY pensamos que hay que premiar y destacar la inventiva. Sobre todo cuando las neuronas son utilizadas para darle un nuevo aire a un objeto útil, potenciar su funcionalidad y facilitar la vida a las personas que lo utilizan.

El producto que compartimos en esta oportunidad no solo cumple con esas condiciones, sino que además ayuda a avanzar en la integración de las personas con discapacidad. Su nombre es Lázaro L-250 y es un dispositivo capaz de transformar cualquier silla de ruedas en una eléctrica.

Lázaro L-250 fue creado por un grupo de tres profesionales penquistas compuesto por Paulina Barrera (Asistente Social), Matías Ríos (Ingeniero Aeroespacial) y Pablo Olivera (Diseñador Industrial).

Equipo_Lazaro

Equipo de Lázaro.

El dispositivo es una estructura metálica compuesta de un manillar y  una rueda que en su interior cuenta con un motor eléctrico y donde también monta un freno de disco. Básicamente fabricaron la parte delantera de una bicicleta que se ajusta a cualquier silla de ruedas convencional.

Silla Lazaro_2

Silla convencional con kit Lázaro: pasa a ser eléctrica.

Con Lázaro L-250, la silla de ruedas permitirá al niño o adulto movilizarse a una velocidad máxima de 8 km/h y por 15 kilómetros antes de tener que recargar la batería (6 horas).

Para hacer posible este invento, el equipo de Lázaro consiguió los fondos a través del programa Innova Bío-Bío de Corfo el cual ha promocionado a muchos emprendedores de esa fértil provincia cuya capital, Concepción, ha sido cantera de muchos ilustres chilenos.

Lázaro_2

Motor eléctrico y ferno de disco montados en la masa.

Además, debido a que es un aporte al bienestar social, el SENADIS (Ministerio de Desarrollo Social) apoya y patrocina este ingenioso aparato que entrega una mayor movilidad y autonomía a quienes lo usen.

Paulina Barrera explica el propósito del equipo Lázaro: