Que la piel de los humanos y animales se regenere tras sufrir alguna lesión o daño es algo maravilloso, una cualidad que seguramente todos han observado y que resalta la increíble ingeniería detrás de los seres vivos. Pero que un objeto inanimado como un smartphone cuente con esa misma cualidad, parece ciencia ficción.

LG G Flex One

La tecnología Self Healing Coating es la novedad del G-Flex.

Pues bien, el gigante coreano LG Electronics quitó la parte de la ficción y lo ha hecho posible y creíble a partir de una revolucionaria tecnología denominada Self Healing Coating, incorporada a su teléfono móvil G-Flex. Es así como tras sufrir raspaduras en su carcasa, en cuestión de minutos vuelve a su estado original y sin quedar rastros de lo ocurrido.

Otro atributo novedoso del G-Flex es su flexibilidad que, sumado al tema de la curvatura, hace casi imposible que se rompa cuando, por olvido, no lo sacamos del bolsillo del pantalón y nos sentamos sobre éste. Que el aparato sea curvo, también contribuye a disminuir, ostensiblemente, la posibilidad de que se raye o quiebre la pantalla.

Su forma también permite que se ajuste de manera muy cómoda a la mejilla y al tener los botones de encendido y volumen en parte posterior, aumenta la ergonomía del aparato y engalana un diseño más estilizado.

Pensando en los selfies, incorpora dos cámaras fotográficas. Una frontal de 2,1 mpx y otra de alta resolución con 13 mpx y estabilizador óptico, con lo cual tus fotografías nunca saldrán movidas. Sólo tendrás que apuntar el lente al lado de tu perfil que creas es el más fotogénico.

Finalmente, cuenta con un poderoso procesador y tecnología LTE-A (4G), que brinda máxima velocidad en la red de datos móviles y casi sin pausa gracias a su potente batería de 3.500 mAh, con horas y horas de funcionamiento.

Vean con sus propios ojos el poder de autosanación del LG G-Flex: