Un día como hoy, hace 10 años, Steve Jobs se subió al escenario del Macworld de San Francisco para presentar por primera vez un producto revolucionario: el primer iPhone de la historia.

Sí, momento de refregar el carnet de identidad: el smartphone más icónico del mundo acaba de cumplir una década.

En aquel entonces, Jobs usó estas palabras para introducirlo:

“El iPhone es un producto mágico y revolucionario que está literalmente cinco años adelantado a cualquier otro teléfono móvil. Todos nacemos con el mejor dispositivo para apuntar -nuestros dedos- y el iPhone los usa para crear la interfaz más revolucionaria desde el mouse“.

Para Apple, el iPhone significaba

  • Un teléfono revolucionario.
  • Un iPod de pantalla ancha (3,5 pulgadas) con control touch.
  • Un avanzado aparato de cominicaciones con internet.

Dentro de las características que buscaban seducir a las personas se contaban su facilidad para enviar mensajes SMS con su teclado QWERTY suave y predictivo, un calendario que podría sincronizarse con un PC o un Mac, Bluetooth, tecnología EDGE y Wi-Fi, así como una poderosa cámara fotográfica de 2 megapixeles.

El primer iPhone de la historia salió a la venta en dos versiones, una de 4GB y otra de 8GB, con un precio base de USD 499.

Revive la presentación de Steve Jobs, hace 10 años, del primer iPhone: