No vamos a negarlo. Los servicios de streaming han hecho que la música que más nos guste esté en nuestros bolsillos, apenas a un par de clics de distancia. Genial. Sin embargo, si aún te queda algo de romanticismo en las venas, amarás el nuevo producto de Crosley.

Se trata del Rocket Vinyl, por estos días el único jukebox con vinilos producido en el mundo.

La máquina es una joya y de solo mirarla nos sentimos que de repente es 1950, otra vez, con el sonido de las pistas alineándose y el siseo de la aguja sobre el disco para esa canción que no sale de tu cabeza.

El Rocket Vinyl puede almacenar 70 vinilos de 7″, incluyendo lados A y B, y presenta una serie de elementos para facilitar tu vida. Entre ellos, destaca una sección de favoritos, un control remoto para seleccionar volumen y controlar tus selecciones, además de un sistema de parlantes con amplificador D4.

Nostalgia pura que clama un lugar en tu casa y en tu corazón.

Ahora si eres un híbrido entre los tiempos pasados y los modernos, o no das un centavo por tecnologías pasadas, no es necesario mirar para el lado. Este jukebox también entrega la opción de tocar canciones digitales a través de sus parlantes. ¿Cómo? Usando un cable auxiliar o recurriendo a la magia del Bluetooth con un dispositivo compatible.

Si te enamoraste del Rocket Vinyl, prepárate, que ahora viene lo difícil: para que la relación funcione deberás depositar USD 12.995 en la cuenta de Crosley.

Nadie dijo que iba a ser fácil.