A Facebook lo han matado varias veces. Sin embargo, sigues logueándote, contándole al mundo cómo te sientes, hurgando en la vida de otros, subiendo fotos de tus vacaciones y odiando a más de algún contacto.

Porque, claro, Facebook está lleno de los peores tipos de persona. De gente que es absolutamente insoportable, que colma la paciencia, pero que por alguna extraña razón aún no eliminas de tu lista de amigos.

Quizás porque también eres uno de ellos:

1 El cabeza de pelota. Está bien hablar de tu deporte favorito de vez en cuando, pero si estás todo el día hablando del Eterno Campeón, del Bulla o el León, de que eres “cruzado hasta los cocos”, odias al enemigo llamándolo estúpidamente “la contra” y comentas la suerte de un jugador en la quinta división del fútbol de Bangladesh es porque algo te falta: vida.

2 Los tórtolos. Esas parejas que se hablan todo el día en el muro, en vez de usar el teléfono.

  • “Qué bello es despertarse con la persona que más amas en el mundo”. 2 likes. “Te amo, chanchi”. 2 likes
  • “Aquí, en el trabajo. Pensando en ti mi amor. ¡Muak!” 2 likes. “Awww. Yo también pienso en ti”. 2 likes.
  • Ya estoy en casa, viendo tele junto a mi [email protected]” 2 likes.

En serio, maestros. A nadie le interesa su amor puertas afuera.

3 El impresionable. Ese amigo, esa amiga que llena su feed de noticias con links a sitios tipo Upsocl o Upworthy. “Este perro estuvo perdido 5 años. Lo que hizo al volver a casa te sorprenderá”. El perro no hizo nada extraño, ladró, movió la cola y fue feliz al igual que otros 47 perros que vivieron lo mismo, sin embargo, creen que la pescada es especial. Y no, no lo es.

4 El etiquetador. Esta persona no tiene filtro ni conciencia, te etiqueta en fotos que no quieres aparecer y cuando intenta vender un auto o un PlayStation etiqueta a cada uno de sus contactos. Lo mismo hace cuando comparte frases inspiracionales de Pilar Sordo o cuando quiere saludar a todos sus contactos con una tarjeta navideña virtual

5 Candy Crush fan. Alguien que solo se acuerda de ti para que le des vidas en el jueguito de moda: Candy Crush, Farmville, Bubble Saga… Te llenan la cuenta de notificaciones completamente inservibles. Lo increíble es que son personas que ni siquiera te saludan para el día de tu cumpleaños.

6 El despotricador. Todo, absolutamente todo está mal para esta persona. La sociedad, los políticos, la economía, la seguridad, la televisión, la radio, los diarios, los días, los meses, los años, la vida, el universo. Para manifestarlo escriben largos párrafos, creen ser inteligentes, los primeros en darse cuenta de que algo anda mal, y asumen un tomo moralista, tratando a muchos de “tontitos” o “pobrecitos” en la pasada. Insufribles.

7 El amante de las cadenas. Uno pensó que con la derrota de hotmail se acabarían finalmente todas las cadenas. Pero no, solo conquistaron nuevos territorios. Los mensajes suelen empezar con “No te pido…” y terminan pidiendo que lo compartas en el muro de 10 de tus amigos o las personas que más amas. Los temas son amplios: la amistad, el cáncer, los beneficios del plátano o ganar un celular de última generación que nadie está regalando.

8 El pesimista extremo. No hablamos de aquella persona que piensa que el mundo se va a acabar, sino que de ese individuo que amanece como si todos los días estuvieran nublado para él y nadie más. Todas las pestes de la humanidad caen sobre él o ella y las llora por Facebook. “¿Por qué a mí?”. A veces trata de salir del hoyo con frases del tipo “Lunes de mierda. Espero que mañana sea mejor”, pero el martes siempre pasa otra cosa que alienta a esta gente a quejarse por milésima vez.