¿Cómo fue que un Bose SoundTouch 20 terminó en el living de mi departamento? Desde hace un tiempo estaba detrás de un sistema de audio que terminara con la dañina dependencia establecida con el triste sonido que emiten los parlantes de mi notebook. Sentado en la comodidad del sofá, hice una búsqueda en internet que entregó dos candidatos: el Samsung DA-E670 o el Yamaha TX-112. Ambos cumplían con los requisitos que necesitaba: puerto para iPod y conexión USB para otros dispositivos a un precio relativamente accesible (alrededor de 250 dólares). Faltaba hacer la decisión final. Sin embargo, la visita a una tienda cambió completamente los planes. En el camino se atravesó el Bose SoundTouch 20.

La experiencia auditiva fue clave, una especie de amor a primer oído. El sonido de este equipo compacto (31,4 cm. de largo, 18,8 cm. de alto, 10,4 cm. de profundidad y apenas 3,18 kilos de peso) hace mérito a todas las flores que rodean a Bose y no solo eso, pues también obligó a modificar el plan de ruta de la compra. En primer lugar, su costo (US$399) era notoriamente mayor a las alternativas que manejaba. Luego, ni siquiera tenía dock o un puerto USB que cumpliera las expectativas trazadas; lo suyo es la reproducción de música a través de tu conexión internet wifi.

Fui por peras y compré manzanas, lo sé. Pero la promesa era tentadora. Además del sonido, y previa instalación de un programa en tu ordenador, el SoundTouch 20 puede ser operado de diferentes formas. Si tienes un equipo Apple (iPod, iPad e iPhone) funciona a través de AirPlay, si tienes Android a través de una app gratuita. ¿Si no tienes ninguno de los dos? Con la biblioteca iTunes o Windows Media alojada en tu disco C. Además cuenta con conexión al servicio Pandora.

SoundTouch20 control

Una vez adquirido viene el momento que todo el mundo desea al tener algo nuevo: desempacarlo y utilizarlo. La caja del Bose SoundTouch 20 contiene el sistema de audio (elegante, conciso y con 6 botones de preselección), un control remoto y un cable USB para la instalación. El primer paso de este proceso consiste en descargar un programa a tu computador y luego conectar el USB entre ambos equipos. La idea es sincronizar la red de wifi de tu hogar con el equipo de sonido, en una tarea que no debiera tomar más de 20 minutos.

Este tutorial lo explica con lujo de detalles:

Tras esto, viene lo que se supone es la parte entretenida: conectar tu música de iTunes o Windows Media de tu disco C al Bose SoundTouch 20.

En mi caso particular, este paso tomó más tiempo del que correspondía. ´¿La razón? El firewall de Windows impedía la sincronización de los archivos de mp3 con el sistema de sonido. Al intentar hacerlo aparecía la frase “Servicio no disponible”, en un error codificado como 1608. En el momento no lo sabía, pero una llamada al servicio técnico de la compañía fue suficiente para detectar la razón y ofrecer la ayuda correspondiente para resolver el entuerto.

Saltado el obstáculo, programé Pandora (eché de menos la posibilidad de Grooveshark) y diferentes listas de reproducción en los botones de preselección del aparato y a los cuales también se puede acceder a través del control de remoto. ¿La guinda de la torta? Como usuario de Android descargué la aplicación de Bose Sound Touch para smartphones. Desde ahí se tienen todas las posibilidades de control, siempre y cuando comparta los mismos datos de wifi. En términos prácticos uno puede prender el equipo, subir o bajar el volumen de este y seleccionar la música disponible desde cualquier lugar de la casa, y sin necesidad de estar frente al sistema.

SoundTouchApp

El Bose SoundTouch 20 tiene algunos detalles como la mencionada ausencia de Grooveshark o una ligera lentitud en el programa para el computador, pero al momento de hacer la evaluación final, aprueba con honores. Valió la pena cambiar el plan de compra y estirar la billetera por este artículo que es magia pura y sin cables.