iBaby permite grabar en cualquier ángulo.

Ser padre no solo acarrea una gran responsabilidad, sino también una serie de inseguridades y temores, especialmente cuando estás trabajando o fuera de tu hogar y a hijos los cuida alguien en casa. O cuando la necesidad de privacidad, espacio o simplemente consejos del pediatra para crear hábitos, te obligan a que tus retoños duerman en su propia pieza.

Para saber lo que ocurre con ellos en tu ausencia, Apple desarrolló la M-3 iBaby: una cámara que permite ver desde un iPhone, iPad, iPod e incluso un Notebook (de la línea OSX o cualquier otra), todo lo que sucede en el lugar que elijas monitorear. Como su nombre lo indica, es un dispositivo orientado principalmente al cuidado del bebé que supera con creces a varios de los dispositivos existentes para dichos fines debido a las funcionalidades que ofrece y que Revista XY tuvo la posibilidad de probar:

    • Fácil setup: El M-3 iBaby requiere de una configuración muy simple: conectarla al router para que la red WiFi sea asumida por el dispositivo.
    • Monitoreo remoto a través de Aplicación Nativa: El monitoreo se puede realizar a través de una aplicación nativa gratuita para dispositivos iOS que permite operar las cámaras. Esta aplicación se descarga desde la App Store. También se puede utilizar un notebook Apple o de otra marca.

      La cámara tiene conexiones muy simples para su configuración.

    • Acceso controlado al monitoreo: El sistema soporta hasta cuatro usuarios con sus respectivas claves para acceder a una o todas las cámaras y operarlas a distancia desde cualquiera dispositivo con red WiFi o 3G. La fluidez de la imagen dependerá de si la conexión WiFi o 3G es estable. Claramente funciona mejor mediante la conexión WiFi.
    • Soporte para 4 cámaras: El M-3 iBaby permite utilizar hasta 4 cámaras, pero se sugiere no conectar más de 3 para no degradar la performance del sistema.
    • Giro de cámara en sentido horizontal y vertical: La cámara se puede mover remotamente en ambas coordenadas para poder visualizar lo que se requiere. También hay la posibilidad de que haga un barrido automático. 
    • Zoom in y zoom out: La imagen es bastante nítida, pero el zoom no es óptico sino digital, lo que genera una degradación que hace perder los detalles de la imagen.

iBaby cuenta con visión nocturna.

  • Visión nocturna: La visión nocturna mediante un sistema infrarrojo es igual en calidad a cualquier sistema de cámaras de vigilancia. Es decir, se ve una imagen en blanco y negro.
  • Audio bidireccional (oír y hablar): El sonido que capta el micrófono incorporado en la cámara obviamente no es de alta fidelidad, pero cumple el objetivo de poder escuchar lo que sucede en el recinto donde se encuentra instalada. El audio que uno puede transmitir hacia el lugar donde se encuentra la cámara es aceptable, pero si se quiere algo mejor, requiere de un parlante que permita amplificarlo.
  • Sensores y alertas de movimiento: El sensor que permite detectar movimientos y que activa la alarma en caso de que, por ejemplo, el bebé se mueva, es de suma utilidad en los casos en que no se esté monitoreando en el momento.
  • Grabación de vídeo y captura de imágenes o fotogramas: Las posibilidades de capturar fotogramas y grabar imágenes, funciona correctamente.

En definitiva, el sistema M-3 iBaby de Apple es mucho más que una alternativa a los tradicionales y básicos sistemas para el cuidado de los bebés. Gracias a las funcionalidades indicadas, la cantidad de usuarios y cámaras que se pueden usar, este sistema de monitoreo podría ser además utilizado para vigilar a distancia una casa, la oficina u otro recintos a un costo más barato que sofisticados circuitos cerrados de televisión.