Si se considera una perspectiva de largo plazo, el progreso en la industria de los teléfonos celulares o smartphones es indudable. En los últimos 10 años, los aparatos tipo ladrillo aparecen como un recuerdo prehistórico y los avances -así como los beneficios para el consumidor asociados a estos- asoman de forma ilimitada. Sin embargo, al hacer un análisis con lupa, tomando en cuenta solo las modificaciones que se hacen cada 12 meses, el escenario es más triste: las compañías se esfuerzan en escamotear 100 dólares extra por cambios menores en sus equipos, como un megapixel extra en la cámara de video, un procesador un poco más veloz que el anterior, alguna función simpática y uno que otro ajuste cosmético.

Es precisamente en el último apartado en el surge la nueva batalla de los smartphones: la pantalla curva.

Hace menos de un mes, Samsung presentó su Galaxy Round, un modelo que es una máquina con 3MB de RAM, un procesador de 2.3GHz y una cámara de foto de 13 megapixeles. Sin embargo, su gran novedad es que su pantalla OLED, con resolución 1920 x 1080p, es curva en su eje vertical, lo que se hace notorio al ver sus bordes laterales. La línea es sutil y supone una mejora ergonómica a otros modelos de la compañía. Como bonus, introduce el “Roll Effect”, que enciende la pantalla y ofrece un menú simple cuando el usuario inclina el equipo hacia su persona.

Bonito, pero no impresionante.

LG G Flex

Esta semana, en tanto, LG reaccionó al mercado entregando el modelo G Flex. Lo promocionan como el verdadero smarthpone de pantalla curva, pues el eje modificado es el horizontal, lo que se no se nota en sus bordes superior e inferior, dando el aspecto de un plátano. Supuestamente, eso reduce la distancia del audífono con el oído y del micrófono con la boca. En el paquete extra destaca, quizás, la característica más útil y novedosa del equipo -aunque menos promocionada-: el auto healing, la que básicamente permite al celular reparar pequeños rayones o daños que pueda sufrir la pantalla, manteniéndola prístina a pesar del uso diario.

Por el momento, ambos celulares solo están disponibles en Corea del Sur, pero mientras llegan al resto del mundo, presentamos aquí un cara a cara más extenso, entre el Samsung Galaxy Round y el LG G Flex

Samsung Galaxy Round

  • Pantalla OLED curva con resolución 1920 x 1080p
  • Tamaño pantalla: 5,7 pulgadas (14,4 centímetros)
  • Dimensiones: 151,1 x 79,6 x 7,9 milímetros
  • Peso: 154 gramos
  • Cámara: 13 megapixeles
  • Sensor frontal: 2 megapixeles
  • Sistema operativo: Android 4.3
  • RAM: 3GB 
  • Procesador: 2,3 GHz Qualcomm Snapdragon 800
  • Batería: 2800mAh
  • Color disponible: Luxury Brown
  • Precio: 1.013 dólares

LG G Flex

  • Pantalla OLED curva con resolución 1080 x 760
  • Tamaño pantalla: 6 pulgadas (15,2 centímetros)
  • Dimensiones: 160,5 x 81,6 x 7,9 -8,7 milímetros
  • Peso: 177 gramos
  • Cámara: 13 megapixeles,
  • Sensor frontal: 2,1 megapixeles
  • Sistema operativo: Android Jelly Bean 4.2.2
  • RAM: 2GB
  • Procesador: 2,26 GHz Qualcomm Snapdragon 800
  • Batería: 3500mAh
  • Color disponible: Titan Silver
  • Precio: No disponible

¿Cuál es tu veredicto?