El 2017 ha estado lleno de novedades para Samsung. Además de lanzar su nuevo reloj inteligente, el Samsung Gear S3 que revisamos hace un tiempo, también fue el año de estreno del smartphone Samsung Galaxy S8.

En XY tuvimos la oportunidad de probar el S8, que en Chile se puede adquirir en tiendas de retail y especializadas a un precio aproximado de $679.990. Como ya es costumbre, la modalidad utilizada fue F.T.M. (quienes nos conoce saben a lo que nos referimos) porque, en realidad… ¿Para qué sirven los manuales?

FICHA DE LA PRUEBA
  • Producto: Samsung Galaxy S8
  • Tipo de Producto: Smartphone
  • Batería: Entregado con baja carga.
  • Accesorios: Cargador USB con su respectivo cable. Audífonos (no fueron utilizados)
  • Días de prueba: 5 días.
DETALLES DE LA PRUEBA
  • Experiencia de uso

Vamos a aclarar un punto. Soy usuario de iPhone. Desde que aparecieron los smartphones me pareció que la integración más natural con mi computador sería la compra del teléfono de Steve Jobs.

Habiendo dicho esto, y aunque considero improbable cambiarme de iOS, debo decir que si estuviera obligado a migrar al sistema operativo Android, definitivamente buscaría hacerme de este teléfono.

Mucho de esto tiene que ver con su maravillosa pantalla. Además de tener un tamaño mayor que mi iPhone 6 (5,8 pulgadas versus 4,7 pulgadas), la nitidez de la imagen es impresionante y llama la atención desde el primer momento. Además, nos encontramos frente a una pantalla sin bordes cuyos extremos laterales son redondeados, por lo que la sensación de tomar el teléfono en la mano es muy agradable y cómoda.

Otra cosa que impresiona es la ausencia del botón Home que fue reemplazado, ni más ni menos, que por un botón virtual que aparece y desaparece de la pantalla. Además de permitir un display más grande, entrega un toque especial a la relación con el aparato. De la misma manera, los botones de navegación de las aplicaciones se despliegan en la misma pantalla, incluyendo el que permite ir atrás.

Probablemente lo único malo de la pantalla Gorilla Glass incorporada, tanto adelante como atrás, es la facilidad con que capta y retiene la grasa de los dedos.

La cámara trasera es bastante buena. Sus 12 MP se notan, particularmente cuando llega el momento de tomar una fotografía y desplegarla en la misma pantalla. Pero una vez que bajas las fotos a tu computador, se hace evidente que la calidad es muy superior a la de iPhone 6, con un nivel de detalle mayor y buen despliegue de colores. Acá te puedo mostrar dos fotografías tomadas con el S8 en condiciones ideales: nublado y, por ende, sin sombras duras.

Si nos concentramos en la recepción de señal, podríamos decir que tiene un desempeño más que adecuado. En el sector donde vivo, la señal de mi proveedor de servicios es extremadamente mala y mi iPhone 6 lo sufre. Esto no fue muy diferente para el Samsung Galaxy S8. Sin embargo, en las zonas con mejor cobertura capturó perfectamente la señal de teléfono y la conexión 4G, incluyendo algunos ascensores donde me moví durante la prueba.

Se puede apreciar que la mayoría de las aplicaciones corren espectacularmente en el teléfono, lo que habla muy bien de su procesador Exynos 9 Octa-Core y su memoria RAM de 4 GB.

La batería tuvo un buen desempeño, aunque no resultó ser algo particularmente sorprendente. Esto considerando que para esta prueba se realizó un uso moderado de WhatsApp y no se utilizaron las aplicaciones Waze o Telegram, que son por lejos las Apps más consumidoras de carga que conozco.

Sin embargo, el teléfono cumple con la necesidad de atravesar gran parte del día hablando y navegando, lo que es bastante útil si no andas con el cable de carga.

CONCLUSIONES

Samsung se enfrentaba con este teléfono a la necesidad de hacerle olvidar al mundo lo sucedido con el Galaxy Note 7 y las baterías defectuosas. A mi juicio, lo logró y con creces.

La verdad es que el teléfono se ve bello y resistente. Se aprecia la utilización de materiales de calidad, algo que cualquier persona que pague USD 1.000 por un aparato de estos debería desear.

Estamos frente a un producto que impresiona por la comodidad de su diseño sin bordes, con curvatura, que da paso a una pantalla amplia y muy nítida, con gran resolución para ver fotos y videos. Si no te gusta ver huellas en el display, lleva un pañito de limpieza siempre contigo.

Buen desempeño de la batería.

Si estás pensando en renovar tu teléfono Android o abandonar para siempre iOS, este es el teléfono que deberías buscar.