Todavía le queda aire a esta versión del Mobile World Congress (MWC) que culmina el 01 de marzo, pero ya podemos decir que el evento tiene su estrella, o su par de estrellas: los celulares Galaxy S9 y S9+ de Samsung.

No es novedad que desde hace años los celulares desplazaron a los laptops en el interés de la gente, en cada evento de esta clase hay más expectación por lo que se mostrará en el mundo de telefonía móvil que lo que ocurra en el ámbito de los computadores portátiles, que a estas alturas están un paso atrás en el protagonismo.

Los nuevos teléfonos tope de línea de la marca surcoreana tienen prácticamente la misma apariencia de su antecesor, la que salvo detalles tampoco difiere en el resto del segmento de celulares de gama media-alta y alta: pantallas grandes, biseles diminutos o inexistentes y ya está. Pero las cámaras, ahhhh, las cámaras.

Cámaras multipropósito.

Hace rato que en la arena de las cámaras que equipan los celulares es donde se libra la batalla para captar al público. Los aparatos ya no son celulares con cámaras, en realidad son cada vez más sofisticadas cámaras que poseen múltiples funciones.

Muy concientes de eso, en Samsung se esmeraron en este apartado en el S9 y S9+, donde la mayor novedad es la incorporación de la función de diafragma de apertura variable, para regular el ingreso de luz.

Esta característica propia del mundo de la fotografía hace que el nuevo modelo pueda regular la entrada de luz entre f/1.5 y f/2.4, lo que permite obtener fotos óptimas en casi cualquier condición. ¿De noche? Da lo mismo, el sistema es capaz de robarse la más mínima luminosidad del entorno y meterla a la foto.

Fuera de lo mencionado, la cámara puede realizar tomas en súper cámara lenta, pudiendo grabar videos a 960 cuadros por segundo en ráfagas de 0,2 segundos.

Otras funciones

Bixby también está presente en el S9 y valiéndose de las mejoras en su cámara es capaz de realizar traducciones al instante con solo sacar una foto del anuncio, señal o cartel correspondiente.

Y como parece que el mundo ahora vive de emojis y similares, Samsung recogió el guante. Basta que el usuario se saque una selfie con el S9 y podrá convertir su imagen en un emoji personalizado, y generar stickers para usarlos en las plataformas que desee.

En términos de seguridad, destaca la función de reconocimiento facial combinada con escáner de iris para desbloquear el equipo. Otras de las novedades es la mejora del sonido con la incorporación parlantes desarrollados con AKG, que ofrecen sonido estéreo envolvente.

Del precio, nada se sabe todavía; pero es evidente que será alto.

Obviamente el S9 y S9+ poseen todas las características de conectivad y multimedia que son conocidas en la marca. Para revisar todas las especificaciones, puedes visitar la página del fabricante.

Acá te dejamos con el video promocional del S9 y S9+